Personas con discapacidad podrán acceder a sus redes sociales utilizando sus ondas cerebrales

Aquellos usuarios de redes sociales que tengan un alto grado de discapacidad podrán acceder e interactuar en estas plataformas, en concreto Twitter y Telegram, utilizando únicamente sus ondas cerebrales. Desarrollado por el Grupo de Ingeniería Biomédica (GIB) de la Universidad de Valladolid, constituye por tanto el primer proyecto que aplica el sistema BCI (interfaz cerebro- ordenador) al uso de los smartphones y las redes sociales.

Este sistema, mediante tres fases, favorece la accesibilidad a estas aplicaciones a personas con enfermedades neurodegenerativas o traumatismos quienes además de las dificultades que experimentan al mover sus manos, también presentan ciertas limitaciones al hablar con claridad por lo que actualmente no les es posible acceder al sistema de control por voz.


“Nuestro sistema permite controlar las funcionalidades de comunicación de un smartphone utilizando únicamente las ondas cerebrales del usuario, con el objetivo de aumentar la calidad de vida de este colectivo”


Víctor Martínez, uno de los investigadores del proyecto

“Son herramientas que usamos a diario, pero su accesibilidad para personas que no pueden controlar con precisión sus manos está prácticamente limitada al control por voz”, explica Víctor Martínez, uno de los investigadores del proyecto “Nuestro sistema permite controlar las funcionalidades de comunicación de un smartphone utilizando únicamente las ondas cerebrales del usuario, con el objetivo de aumentar la calidad de vida de este colectivo” añade.

Para poder usarlo, primero se ha de colocar un casco de ocho electrodos en el cuero cabelludo del usuario con el objetivo de recoger la señal de electroencefalograma (EEG). Esta señal es captada por un ordenador y, mediante estímulos visuales, interpreta las acciones del usuario. Finalmente, mediante tecnología Bluetooth se envía la orden al teléfono móvil quien la ejecuta permitiendo al usuario manejar su red social.

Aún en fase de investigación

El sistema se ha probado en personas con graves discapacidades motoras del Centro de Referencia Estatal de Discapacidad y Dependencia de San Andrés del Rabanedo (León) obteniendo un porcentaje de precisión de más del 80% quienes pusieron en valor su facilidad de uso, considerándola una de sus principales ventajas. “Es un resultado positivo y demuestra que la integración de los sistemas BCI en los smartphones es posible” comenta Víctor.

Actualmente se encuentra en fase de investigación siendo necesarias ciertas mejoras como lograr mayor precisión en el control de la mirada u obviar los temblores involuntarios, pero, sin duda abre nuevas vías de aplicación favoreciendo la autonomía e integración social, logrando así, una mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here