Diarrea en niños: ¿por qué se produce y cómo se trata?

0
Madre cambiando pañales

Al igual que sucede con cualquier persona, la diarrea en niños se produce a causa de una inflamación en el aparato digestivo (intestino y estómago) que provoca un aumento de las deposiciones diarias, así como la pérdida de consistencia de las mismas. Además, a estos síntomas les suelen acompañar las náuseas, el dolor abdominal y en ocasiones la fiebre.

El período de incubación suele ser de uno a tres días, afectando a menores de tres años, presentándose deposiciones líquidas y abundantes que además pueden contener también moco y sangre. En la mayoría de los casos los niños se recuperan a los pocos días, entre dos y seis.

En la mayoría de los casos, la diarrea infantil viene causada por virus o bacterias, aunque también pueden provocarla los cambios bruscos en la dieta, o el uso de algunos medicamentos que la tienen como posible efecto adverso.

Causas y tipos de diarrea infantil

Aproximadamente, el 80% de las diarreas infantiles son víricas y el 20% bacterianas. El primer caso es más común en los meses de invierno y durante los primeros años de vida de los niños, mientras que el segundo es más frecuente en meses de otoño y en niños más mayores.

En el caso de las víricas, el patógeno más común es el rotavirus y la adquisición de la infección se adquiere por vía fecal-oral, debido a las manos contaminadas de los niños.

Existen tres tipos de diarrea en los niños:

Diarrea aguda: es la más común y tiene una duración menor a dos semanas
Diarrea prolongada: dura entre dos y cuatro semanas
Diarrea crónica: duración mayor a cuatro semanas. Las causas pueden ser muy variadas (colitis ulcerosa, intestino irritable, intolerancia a la lactosa,…) y deben ser evaluadas por el pediatra.

Tratamiento de la diarrea en niños

Lo más importante es tratar de evitar la deshidratación, ya que las deposiciones conllevan pérdidas de agua y electrolitos. Para conseguirlo se debe recurrir a bebidas como la limonada alcalina o los preparados de sales de rehidratación.

Una parte fundamental del tratamiento también es la dieta. Es importante ser conscientes de que durante los primeros días deben evitarse todo tipo de grasas y azúcares, aunque procurando restablecer la dieta normal lo antes posible. Cuando hayan pasado unos días, se puede probar a darles algunos alimentos como plátanos, pollo, pasta o arroz en pequeñas porciones para comprobar cómo los toleran y evaluar si podemos volver a la dieta habitual.

¿Cómo reducir el riesgo de diarrea infantil?

Además de saber tratarla, es importante también conocer qué formas existen de prevenirla:

Frenar la diseminación de gérmenes. Debemos lavarnos las manos con frecuencia y utilizar desinfectante.
Evitar que el niño tome leche sin pasteurizar o alimentos que puedan estar contaminados.
No darle medicamentos si no son estrictamente necesarios.
Es preferible dar el pecho al biberón. La leche materna tiene propiedades y sustancias que las fórmulas no contienen y que ayudan a proteger al bebé de enfermedades infecciosas.
Limita la cantidad de zumos y bebidas azucaradas que toma el niño.
Vacuna a tus hijos contra el rotavirus. Es el virus que con más frecuencia provoca diarrea en niños y la vacuna los protege.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here