En busca de la vacuna contra el coronavirus

En el Centro Nacional de Biotecnología (Madrid) están desarrollando una vacuna contra el virus de Wuhan. Cuando lleguen los permisos podrán empezar un proceso que pasa por rescatar al virus: generarlo en el laboratorio a partir de su secuencia genética, sin necesidad de obtenerlo de un humano.

Virus

La viróloga Isabel Sola, del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB, CSIC), en Madrid afirma que estamos en “la emergencia internacional de salud causada por el nuevo virus 2019-nCoV, que en apenas un mes ha infectado a 31.000 personas en 28 países y provocado más de 900 muertes. Miles de nuevos contagios se confirman cada día. Y Sola tiene el tiempo cronometrado.

Aquí fue donde se inventó, en el año 2000, la técnica que permitió por primera vez manipular genéticamente coronavirus. Y en la epidemia del SARS —el coronavirus muy similar al actual que saltó a humanos en 2002— estos investigadores ensayaron con éxito una vacuna en animales. Finalmente esa vez no llegó a hacer falta una vacuna, porque las medidas de salud pública contuvieron la epidemia en menos de un año.

Con el nuevo coronavirus “todavía no se puede saber qué pasará”, dice Sola. Por ahora no hay duda de que la vacuna es el objetivo, algo que, fuera de China, solo una decena de laboratorios en todo el mundo tiene capacidad para lograr. Uno de ellos es este.

Aún no trabajan con él

Los permisos de la Administración son indispensables para hacer algo que Sola llama “rescatar el virus” y que es el punto de partida de cualquier investigación en pos de una vacuna contra el coronavirus.

Rescatar un virus es nada menos que crear en el laboratorio un ente biológico del todo funcional partiendo casi únicamente de una secuencia de letras, las famosas A, T, C y G, que designan las moléculas del material genético. “Sí”, dice Sola, en respuesta al comentario de la periodista: “¡Es una pasada!”.

El proceso empieza por obtener una copia del material genético del virus, pero en su versión ADN. La información genética de los coronavirus está en forma de ARN, una molécula que no se puede cortar y pegar a voluntad; por eso antes hay que traducirla a ADN, algo que el grupo de Enjuanes consiguió hacer por primera vez con coronavirus hace dos décadas.

Ahora aplicarán el mismo método desarrollado entonces, y para ello han encargado ya a una compañía estadounidense la síntesis química de fragmentos pequeños del genoma del coronavirus, en versión ADN. Cuando lleguen, dentro de unas semanas, procederán a ensamblarlos “como en un puzle”, explica Sola.

El resultado será un genoma de ADN que funcionará como un virus. Si se infectan células con él, voilà, estas empezarán a producir coronavirus. Los investigadores tendrán virus rescatados sin haber tratado jamás con un enfermo.

Se trata al fin y al cabo de crear y manipular un agente biológico capaz de infectar a humanos, de ahí la necesidad de los permisos. Los investigadores tienen que trabajar con este virus en un laboratorio de seguridad como el que hay a pocos metros del laboratorio de Enjuanes, donde se cubren por completo y utilizan sistemas que filtran el aire que respiran.

Generar virus atenuados

Con la versión ADN del coronavirus los investigadores pondrán en marcha la estrategia para hacer la vacuna. Primero identificarán los genes responsables de causar la enfermedad y los eliminarán para “hacer una variante atenuada del virus”. El fin es activar la respuesta inmunitaria del organismo, pero sin hacerlo enfermar. Lo siguiente será infectar animales con este virus atenuado y ver si efectivamente los protege frente al original.

El trabajo llevará bastantes meses y no será fácil, con muchos puntos críticos en que algo podrá fallar. La cooperación entre grupos internacionales resultará indispensable y convivirá con una inevitable sensación de carrera. “Colaboramos, pero todos tenemos que sacar nuestras publicaciones”, explica Sonia Zúñiga, investigadora posdoctoral.

Sola cree que su grupo podría llevar cierta ventaja. El nuevo coronavirus y el SARS se parecen tanto, que se espera que la proteína usada en la vacuna experimental contra el SARS también funcione ahora. Habrá que verlo.

Los ensayos de la vacuna en personas son, obviamente, el último paso, y uno que no puede recaer sobre un único laboratorio. En esa fase participarían no solo otros grupos de investigación sino también compañías especializadas. De ahí la importancia de consorcios internacionales como el que se está formando, y del que aspira a formar parte el grupo del CNB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here