Johnson & Johnson anuncia la donación de hasta 500.000 dosis de la vacuna experimental de Janssen contra el ébola en respaldo a la respuesta al brote existente en la República Democrática del Congo (RDC)

El gobierno de la RDC apoya el uso de la vacuna de Janssen como parte de la respuesta ampliada de salud pública frente al brote de ébola ocurrido en el país, el segundo peor registrado.

Vacuna ébola.

El gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) ha decidido utilizar la vacuna experimental contra el ébola que está desarrollando actualmente Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson como parte de una iniciativa de salud pública ampliada con el fin de ayudar a contener el brote de ébola que azota al país. Hasta la fecha, en el brote de la RDC se han comunicado más de 3.000 casos, con más de 2.000 muertes, lo que le convierte en el segundo brote más importante que se ha registrado, tras la epidemia que tuvo lugar en África Occidental entre 2014 y 2016. Con el fin de contribuir a proteger a las personas con riesgo de contraer el ébola, Janssen se ha comprometido a donar hasta 500.000 dosis de la vacuna en investigación como respaldo a un nuevo ensayo clínico que se llevará a cabo en la RDC.

Según Alex Gorsky, Presidente y Consejero Delegado de Johnson & Johnson, «Johnson & Johnson lleva más de un siglo trabajando para ofrecer soluciones a necesidades sanitarias no satisfechas en el mundo y la amenaza del ébola es uno de los retos más urgentes al que nos hemos enfrentado». “El hecho de que estemos en condiciones de ayudar al pueblo de la RDC a proteger sus comunidades de una amenaza tan grave —tan solo unos años después de que nos comprometiéramos a acelerar los esfuerzos de desarrollo de la vacuna— confirma tanto el esfuerzo de los científicos de Janssen como la estrecha colaboración entre socios comprometidos a trabajar por el bien común de todos”.

El Ministro de Salud Pública de la RDC, el Dr. Eteni Longondo, ha anunciado recientemente la decisión del país de introducir la vacuna experimental de Janssen, junto con otras acciones, como parte de una respuesta ampliada de salud pública para combatir el brote de ébola. Además, el coordinador de la respuesta frente al ébola de la RDC, el Dr. Jean-Jacques Muyembe, ha reconocido que el país tiene previsto comenzar a usar la vacuna en la ciudad fronteriza de Goma, uno de los epicentros comerciales de la RDC y la vecina Ruanda. Diversas organizaciones sanitarias internacionales, en colaboración con las partes implicadas de la RDC, trabajarán estrechamente para proporcionar la vacuna a partir de noviembre.

La nueva iniciativa refleja las recomendaciones recientes

El 17 de julio de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró Emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés Public Health Emergency of International Concern) el brote de ébola surgido en la RDC, afirmando que «deberían aplicarse rápidamente las estrategias óptimas de vacunación que tienen el máximo impacto en la limitación del brote, tal y como recomienda el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE) de la OMS». En consonancia con las recomendaciones recientes del SAGE, la nueva iniciativa de vacunación en la RDC ofrecerá la vacuna experimental de Janssen a las personas con cierto riesgo de contraer la infección por el virus del ébola que residen en lugares próximos a la actual zona del brote, con el objetivo de impedir una mayor propagación geográfica del virus.

En respuesta al brote de ébola que tuvo lugar en África Occidental entre 2014 y 2016, Johnson & Johnson aceleró el desarrollo de la vacuna contra el ébola de Janssen. Hasta la fecha, más de 6.500 voluntarios de Estados Unidos, Europa y África han participado en diversos estudios clínicos sobre la vacuna. La pauta posológica consta de dos dosis: la primera de ellas esAd26.ZEBOV, basada en la tecnología AdVac® de Janssen, y MVA-BN-Filo como segunda dosis, basada en la tecnología MVA-BN® de Bavarian Nordic y que se administra unas ocho semanas después. Los resultados de los estudios indican que la vacuna tiene un adecuado perfil de tolerabilidad y que induce respuestas inmunitarias sólidas y duraderas contra la cepa Zaire del virus del ébola, que es la causa del brote de la RDC.

Según el Dr. Paul Stoffels, Vicepresidente del Comité Ejecutivo y Director Científico de Johnson & Johnson, «ninguna entidad puede resolver, por sí sola, este brote que lleva activo más de un año».“La comunidad sanitaria internacional se ha unido en respaldo de esta iniciativa, en la que se utilizará la vacuna experimental contra el ébola de Janssen, con el fin de ayudar a impedir su propagación. Esta colaboración resulta esencial y constituye una demostración palmaria de cómo pueden trabajar juntos los sectores público y privado con el fin de contribuir a abordar una crisis de salud pública”.

Las dosis de la vacuna se desarrollaron en colaboración con socios internacionales, como Bavarian Nordic A/S, la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA), parte de la Oficina de la Subsecretaría de Preparación y Respuesta del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores (IMI), financiada a través del programa Horizonte 2020 de la UE, y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) del HHS.

Como parte de la respuesta ampliada de salud pública de la RDC, el Instituto Nacional de Investigación Biomédica (INRB) y el Ministerio de Sanidad de la RDC, con el apoyo de Médicos Sin Fronteras (MSF), Epicentre y la Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM), bajo la dirección del investigador principal, el Profesor Jean-Jacques Muyembe, director del INRB y jefe del comité multisectorial de respuesta frente al ébola de la RDC, llevarán a cabo un nuevo ensayo clínico con las dosis de la vacuna. Este ensayo será esponsorizado por LSHTM y contará con la financiación de la Coalición para la Preparación e Innovación frente a Epidemias (CEPI), la Unión Europea, el Departamento para Desarrollo Internacional del Reino Unido, Wellcome y la Paul G. Allen Family Foundation. Janssen está donando el suministro de su vacuna experimental para el ensayo.

Acerca de la vacuna contra el ébola de Janssen

La pauta posológica de Janssen consta de dos dosis en las que se hace uso de diferentes vacunas (Ad26.ZEBOV y MVA-BN-Filo). El objetivo de este abordaje consiste en inducir una inmunidad sólida y duradera, para lo que se emplea una estrategia basada en un vector viral en la que se modifican genéticamente los virus, en este caso, el adenovirus de serotipo 26 (Ad26) y el virus de la viruela vacunoide de Ankara modificado (MVA), para que no puedan replicarse en las células humanas, al tiempo que inducen de forma segura la producción de proteínas del virus del ébola con el fin de desencadenar una respuesta inmunológica.

Los ensayos clínicos de fase 1 de la vacuna contra el ébola financiados por Janssen se han publicado en revistas revisadas por expertos, como JAMA: The Journal of the American Medical Association1,2 y el Journal of Infectious Diseases3,4, y los datos de las fases 1, 2 y 3 se han presentado recientemente en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID) de 20195–7.

Johnson & Johnson ha realizado una importante inversión en la vacuna contra el ébola de Janssen desde su decisión de acelerar el programa de desarrollo en 2014 en respuesta al brote generalizado que se produjo en África Occidental ese año. La compañía manifiesta su agradecimiento a sus socios internacionales que han contribuido a apoyar y cofinanciar estos esfuerzos. La vacuna experimental contra el ébola de Janssen tiene su origen en un programa de investigación en colaboración con los NIH y contó con financiación directa y los servicios preclínicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, parte de los NIH, al amparo del número de contrato HHSN272200800056C. La vacuna contra el ébola también ha recibido financiación, en parte, de fondos federales procedentes de la Oficina de la Subsecretaría de Preparación y Respuesta, BARDA, al amparo de los números de contrato HHSO100201700013C y HHSO100201500008C.

La IMI, que cuenta con el respaldo de la Comisión Europea, proporcionó financiación a través del programa Ebola+ para apoyar a varios consorcios que iniciaron diversos ensayos clínicos y otras actividades de desarrollo de vacunas. Los consorcios financiados por la empresa conjunta IMI2 son EBOVAC1 (n.º de subvención 115854), EBOVAC2 (n.º de subvención 115861), EBOVAC3 (n.º de subvención 800176), EBOMAN (n.º de subvención 115850) y EBODAC (n.º de subvención 115847). Esta empresa conjunta recibe fondos del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea y la Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas (EFPIA).

Johnson & Johnson también manifiesta su agradecimiento a sus numerosos socios en el programa clínico internacional en curso sobre la vacuna, entre ellos, Bavarian Nordic A/S, Centre Muraz, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud Relacionadas (COMAHS, Universidad de Sierra Leona), Grameen Foundation, Inserm, Inserm Transfert, Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM), Instituto de Investigación sobre Virus de Uganda (UVRI), Universidad de Amberes, Universidad de Oxford, Vibalogics GmbH, Walter Reed Army Institute of Research (WRAIR) y World Vision Ireland.

Nuestro compromiso con la preparación y respuesta a las pandemias

El anuncio sigue poniendo de manifiesto el compromiso continuo de Johnson & Johnson con los esfuerzos internacionales de preparación ante posibles pandemias. Hoy en día, somos una de las pocas empresas de asistencia sanitaria innovadoras del mundo que participa activamente en múltiples áreas de enfermedad que son fundamentales para afrontar este reto. A través del grupo farmacéutico de Johnson & Johnson, participamos activamente en el desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos para combatir una amplia gama de enfermedades infecciosas que ya son pandemias, como el VIH, la tuberculosis y la hepatitis B, o que tienen potencial pandémico, como el ébola, el zika y la gripe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here