¿Qué enfermedades se pueden contraer en las piscinas?

0
Enfermedades que podemos contraer en una piscina
Canva

Nada mejor que darse un buen chapuzón en la piscina para refrescarse, relajarse o hacer algo de deporte. Pero seguro que te has planteado más de una vez si el agua se encontraba en unas condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad suficientes como para darse un baño con tranquilidad.

Sobre este punto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa cómo las aguas dulces suelen estar contaminadas en mayor o menor medida por virus y bacterias procedentes principalmente de heces. Unos restos dejados tanto por los usuarios como, en aquellos casos en lo que la piscina está al aire libre, por pájaros o roedores. Una contaminación que puede ser el origen de diversas enfermedades. En este artículo te contamos qué enfermedades se pueden contraer en las piscinas.

¿Por qué se contaminan las aguas de las piscinas?

A pesar de la normativa por la que se regula la limpieza y mantenimiento de las piscinas públicas, las inspecciones revelan cómo en muchos casos:

  • Se superan los niveles de cloro.
  • Se encuentra materia fecal y desperdicios en más de la mitad de los filtros.
  • Solo un 65% de los bañistas siguen la norma de ducharse antes de entrar al agua. Una situación que multiplica la posibilidad de transmisión de infecciones y enfermedades.

La prevención es en estos casos la mejor solución para evitar estos problemas de salud. Una limpieza y desinfección exhaustiva y seguir las pautas higiénico-sanitarias establecidas por las instituciones son algunas de las herramientas que nos permiten mantener a raya a los microorganismos y otros elementos contaminantes.

Sea como fuere, todos los cuidados son pocos y es preciso extremarlos, especialmente por lo que respecta a la contaminación humana. Algo para lo que es fundamental no dejar restos de orín, mocos y sudor. Además, hay que tener en cuenta el efecto multiplicador que el calor tiene sobre la acción de los microorganismos y bacterias.

¿Cuáles son las enfermedades que se pueden contagiar en una piscina?

Existen varios tipos de enfermedades que son reproducidas por el agua, si bien también podemos vernos afectados por irritaciones en ojos y mucosas o intoxicaciones por un exceso de cloro o desinfectantes para la limpieza e higienización de la piscina y sus instalaciones.

Pero, si nos detenemos en lo que son las enfermedades transmitidas en piscinas públicas, estas son:

  • Conjuntivitis y faringitis causadas por adenovirus.
  • Diarrea, náuseas, dolor de estómago y calambres producidos por el Giardia intestinalis, un parásito, o la Escherichia coli, una bacteria.
  • Salmonelosis
  • Asma y enfermedades pulmonares por exceso de cloro.
  • Infecciones dérmicas como los granulomas en la piel o pie de atleta por hongos.
  • Por lo que respecta a la COVID-19, no existen evidencias de que el virus se transmita a través del agua en las piscinas, spas, jacuzzis o zonas de agua. Una correcta desinfección debería ser suficiente para inactivar el virus en el agua.

¿Cómo evitar el contagio de enfermedades en piscinas públicas?

Entre las medidas preventivas recomendadas por las autoridades sanitarias se destacan:

  • La limpieza y desinfección ha de ser especialmente incisiva en las zonas de uso común y en las superficies de contacto más habituales. Se aconseja realizar esta limpieza con diluciones de lejía o desinfectantes con actividad virucida.
  • Disponer de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida.
  • Depositar pañuelos y todo material desechable en papeleras.
  • Ducharse antes y después del baño en la piscina.
  • No hacer uso de la piscina si se padece alguna enfermedad contagiosa.
  • Seguir todas las medidas higiénico-sanitarias y de seguridad establecidas por las instituciones sanitarias.
  • Mantener ventiladas las zonas comunes cerradas como los vestuarios, aseos, etcétera.
  • Utilizar mascarillas si se es una persona vulnerable ante la infección por COVID-19.
  • Usar botellas de agua individuales, procurando no beber en fuentes ni grifos públicos.
  • Evitar tragar agua en la piscina.

BIBLIOGRAFIA

  • GRASA MARTÍNEZ, CARMEN Estudio sobre métodos de tratamiento del agua en piscinas y subproductos de la desinfección. Proyecto de Especialidad de Higiene Industrial INSHT, Barcelona, 2004
  • SANZ-NAVARRO, José; GÓMEZ-CAMPOY, María-Elisa; GUTIÉRREZ-MOLINA, Carolina. Control y gestión de piscinas de uso colectivo. 1997.
  • VVAA, Guías para la calidad del agua de consumo humano: cuarta edición que incorpora la primera adenda, Organización Mundial de la Salud, 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here