¿Qué es el Síndrome de Tourette? Diagnóstico y tratamiento

El Síndrome de Tourette se manifiesta primero en la infancia y los hombres tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de desarrollarlo.

0
Síndrome de Tourette

¿Has notado alguna vez que tiene movimientos repetitivos? ¿Produces sonidos que resultan indeseados? ¿No puedes controlarlo? Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, estás ante un caso de Síndrome de Tourette.

Parpadear con frecuencia, encogerse de hombros, emitir sonidos extraños o incluso palabras malsonantes son solo algunos de los casos de Síndrome de Tourette. Este síndrome se manifiesta primero en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años y puede afectar tanto a hombres como a mujeres.

Sin embargo, los hombres tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades que las mujeres de desarrollar el síndrome de Tourette.

¿En qué consiste el Síndrome de Tourette?

El Síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que se caracteriza por tics motores y fónicos. Comienza con movimientos involuntarios de la cara, y las extremidades y puede continuar con tics del cuello y tronco.

Las personas que padecen Misokinesia, por ejemplo, no pueden estar cerca de estas personas ya que esos movimientos involuntarios les provocan nerviosismo. Los tics suelen disminuir o controlarse después de los diez años, pero en un principio no tiene cura.

Estos tics involuntarios también pueden ser complicados e involucrar a todo el cuerpo. Pisar o dar patadas son algunos ejemplos.  Son actividades motoras que aparecen como un impulso. Lo mismo ocurre con los tics vocales. Se pueden producir expresiones inadecuadas o incluso gestos obscenos. En este caso, aunque no se repitan las palabras, deben ser vocalizaciones involuntarias.

Síntomas del Síndrome de Tourette

Hasta un 25-50% de los niños con trastorno de Tourette tienen síntomas de impulsividad, hiperactividad y déficit de atención. Así lo confirma la Clínica Universidad de Navarra. Muchos mejoran en la adolescencia, pero los periodos de estrés o ansiedad afectan a este síndrome.

Los síntomas más habituales son los tics motores y los vocales. Son más conocidos como tics simples, es decir, los repentinos, breves y repetitivos, y los tics complejos que implican movimientos que involucran a varios grupos musculares.

Los tics más comunes son:

  • Parpadeo de ojos
  • Sacudir la cabeza
  • Encoger los hombros
  • Mover los ojos repentinamente
  • Retorcer la nariz
  • Movimientos de la boca
  • Resoplar
  • Aclarar la garganta

Diagnóstico y tratamiento

Si tu hijo no puede controlar los movimientos, lo mejor es consultar a un especialista. No todos los tics indican Síndrome de Tourette, ya que muchos desaparecen con el paso del tiempo y de forma natural.

Existen factores de riesgo como los antecedentes familiares y el sexo ya que los hombres tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de desarrollar el síndrome. Estas personas suelen llevar una vida normal, aunque suelen presentar otras enfermedades como TDHA, TOC, autismo, etc.

Para determinar si se padece el Síndrome de Tourette, el neurólogo realizará un examen para descartar otros problemas motores. Intervienen en el diagnóstico también el pediatra y el psiquiatra. En algunos casos es necesario un encefalograma para descartar convulsiones y un análisis para ver si hay  anticuerpos anti-estreptococo. Como tal, este síndrome no tiene tratamiento curativo.

El esfuerzo debe enfocarse en reducir los síntomas y conseguir la adaptación del niño para que pueda seguir desarrollándose. En algunos casos se recetará un fármaco, pero siempre bajo supervisión de un especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here