¿Cómo se contagia el VIH?

Doctor

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es una enfermedad que se encarga de destruir las células del sistema inmunitario, el cual se encarga de la protección de nuestro organismo frente a las enfermedades que el cuerpo podría hacer frente en un estado normal.

Al destruir las células del sistema inmunitario, el cuerpo se vuelve más vulnerable a la hora de contraer enfermedades, por lo que, el contagio de algunos virus como el de la gripe o un simple resfriado, podría perjudicar gravemente el estado de salud del paciente, llegando a provocar, incluso, el fallecimiento de este.

En el momento en el que una persona se contagia del virus, este permanece en el cuerpo durante toda la vida, ya que no existe cura para este. Aunque sí que existen tratamientos para mantener sanas a a las personas con VIH durante un tiempo muy prolongado y evitar el contagio a otras personas.

Además, puede que una persona no tenga ninguna señal de que contiene el virus en su cuerpo, ya que este puede tardar hasta 10 años en mostrarse.

Tipos de virus

Podemos diferenciar entre dos tipos de virus. En primer lugar estaría el VIH-1, este es el más habitual que se encuentra en los pacientes. Por otra parte, podemos encontrar el VIH-2, el cual se encuentra mayoritariamente en los países de África Occidental. Ambos son transmitidos mediante el contacto con fluidos corporales, como la sangre, el semen y los fluidos vaginales, que estén infectados por VIH. La diferencia entre ambos, es que el VIH-2 tarda más tiempo en evolucionar a sida, que el tipo VH-1.

De todas formas, no todas las personas que se encuentran infectadas por el virus, llegan a desarrollar la enfermedad, pero sí la mayoría de ellas. De hecho, al pasar aproximadamente 10 años desde la infección, alguien que tiene el virus, puede llegar a padecer los síntomas de este si no recibe tratamiento.

¿Cómo se contagia?

El contagio del VIH, se puede producir mediante varios factores:

·  Mediante relaciones sexuales: Mantener relaciones sexuales sin protección, con una persona portadora del virus, provocará el contagio. Por eso es recomendable el uso de preservativos, ya que es una prevención al alcance de todas las personas y evitará el contagio.

·  Mediante agujas: Las agujas que tienen sangre infectada de VIH, también provocarán el contagio del virus. Por ejemplo, a la hora de hacernos tatuajes o perforaciones para pendientes, hay que asegurar que las agujas se encuentren limpias y desinfectadas. Además, las personas drogadictas suelen tener más probabilidades de contraer el virus debido a su contacto con agujas desconocidas. En cambio, no existe riesgo de contagio si participamos en transfusiones de sangre, ya que a día de hoy, existe una gran concienciación en la higiene de estos.

·  Mediante heridas abiertas: Si estas heridas estuvieran en contacto con sangre u otros fluidos infectados con el VIH, también se llegaría a transmitir el virus.

· De madre a hijo: En las mujeres embarazadas, el virus se puede transmitir en el período de embarazo, del parto y de lactancia mediante la leche materna. Sin embargo, existen tratamientos para las mujeres embarazadas que reducen muy considerablemente el riesgo de que el bebé contraiga el virus, siendo este prácticamente nulo.

Por lo tanto, hay una serie de personas que tienen mayor riesgo de contraer el síndrome de inmunodeficiencia adquirida:

·  Las personas drogadictas, ya que comparten las agujas para inyectarse la droga directamente por las venas.

· Las personas que mantienen relaciones sexuales sin preservativo, ya que están en contacto directo con los fluidos sexuales.

¿Como sabe una persona si tiene infección por el VIH?

Para saber si una persona es VIH positiva, basta con realizar análisis de sangre y hacerse la prueba del VIH para descubrir si se trata de una persona infectada.

En caso de resultado positivo por carga viral, el paciente podrá recibir tratamiento en concordancia a las consideraciones del doctor.

Para impedir que el virus se reproduzca, hará falta que el paciente consuma los medicamentos contra el VIH. Estos actúan reduciendo la concentración del virus en el cuerpo, por lo que el sistema inmunitario puede recuperarse y, además, pueden llegar a reducir el riesgo transmisión de este. Por lo tanto, el objetivo principal del tratamiento no es curar al paciente (ya que no se puede), sino reducir al máximo la la carga viral que tiene hasta que sea indetectable. Si esto ocurre, el paciente no tiene ningún riesgo de transmitir el VIH a su pareja a través de relaciones sexuales.

Efectos secundarios

En ocasiones, los medicamentos pueden causar ciertos efectos secundarios que, aunque la mayoría no suele ser graves, hay otros que sí pueden llegar a provocar ciertos impedimentos. Sin embargo, los beneficios que aportan estos, llegan a compensar los efectos secundarios. Además, actualmente la medicación contra el virus causa menos efectos secundarios que los que se usaban anteriormente.

Por otra parte, los efectos varían según el tipo de medicación y del paciente que lo consume, por lo tanto, los pacientes pueden llegar a experimentar distintos efectos secundarios, como por ejemplo: dolor de cabeza, mareo, inflamación de garganta, lengua o lesión de hígado.

Después de un determinado tiempo, el VIH puede llegar a variar y modificarse, apareciendo de distintas formas. Además, dichas variaciones pueden llegar a producir cepas del virus que se hagan resistentes a los tratamientos. A partir de aquí, el tratamiento dejará de ser eficaz contra el nuevo VIH y el virus seguirá reproduciéndose.

¿Cómo se manifiesta?

Primera etapa

Entre las primeras 4 semanas desde que se contra el VIH, las personas pueden sentirse enfermas, con los mismos síntomas de la gripe, como si se tratase de una infección. Si la persona tiene un tipo de infección aguda, quiere decir que es portador de una gran cantidad de virus, por lo que la transmisión de la enfermedad es muy probable.

 Segunda etapa

En esta etapa, el virus sigue activo pero se reproduce a un nivel bajo, por lo que las personas podrían no tener ningún síntoma durante años, sobre todo si esa persona no toma ningún tipo de medicación contra le VIH. Por lo tanto, aquellos que sí consumen la medicación, tienen menos probabilidades de desarrollar sida, además de inhibir el virus consiguiendo no infectar a otras personas, manteniendo así la carga viral controlada.

 Tercera etapa

En esta etapa, el paciente desarrolla sida. Lo cual se debe a que la cantidad del virus es muy elevada y los CD4 se encuentran por debajo de 200 copias, provocando así que puedan surgir distintas enfermedades. En caso de que la persona no trate la enfermedad, podrá incluso desarrollar ciertas enfermedades que puedan desembocar en su fallecimiento.

SIDA

¿Es lo mismo el VIH que el SIDA?

El VIH y el sida no son lo mismo, ya que estar infectado por el VIH no quiere decir que una persona tenga sida. Tener el VIH, quiere decir que el virus se encuentra en el organismo, multiplicándose, provocando así que el sistema inmunológico se haga cada vez más débil. Sin embargo, estar infectado por el VIH no significa que se vaya a desarrollar una enfermedad.

Para que se de el sida, son necesarias distintas manifestaciones que aparecerán cuando la inmunodeficiencia realizada por la infección sea muy clara, y el sistema inmune no pueda proteger al cuerpo de este. Por lo tanto, el sida es la etapa de más gravedad, provocando la aparición de distintas enfermedades que podrían dañar la vida del paciente.

¿Qué enfermedades se pueden producir?

En las personas infectadas por virus, lo más normal que es que enfermedades que el cuerpo podría llegar a defenderse, acaban siendo una verdadera dificultad para el paciente. Estas enfermedades aprovechan la bajada de defensas del paciente debido al virus, para introducirse en el organismo. Igualmente, esto no quiere decir que estas enfermedades aparezcan únicamente en personas con VIH, hay otras enfermedades que también pueden llegar a producir daño en el sistema inmunitario.

Por otra parte las enfermedades que pueden llegar a complicar la situación e incluso la vidadle paciente, son algunas como: la neumonía, la cual se puede llegar a producir por un constipado normal que el sistema no ha podido eliminar; Tuberculosis, también producida por el bajo efecto del sistema inmunitario; y otros como los citomegalovirus, herpes, toxoplasmosis o distintas infecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here