Enfermeras destacan el valor de la especialización en párkinson

0

Profesionales de la Enfermería han puesto de manifiesto la importancia de su rol en el abordaje integral de los pacientes de párkinson. Lo han hecho en un encuentro centrado en la especialización en párkinson, organizado por la empresa biofarmacéutica AbbVie en Valencia.

Los síntomas más reconocibles de la enfermedad de Parkinson son aquellos relacionados con el movimiento, como los temblores o la rigidez. Pero existen numerosos signos no motores, como los trastornos de sueño, sensoriales, gastrointestinales e incluso psicológicos que suelen pasar desapercibidos porque se infavaloran o no se asocian siempre con la enfermedad.

La importancia de la especialización en párkinson

“A no ser que se disponga de una formación especializada en la sintomatología no motora, dichos síntomas no son tan evidentes, por lo que el personal de enfermería bien formado y entrenado es indispensable para garantizar la mejor asistencia”, explica Anabel Campos García, neuropsicóloga del Hospital de Manises.

Esta especialista asegura que la labor de enfermería permite a los neurólogos tener la información completa sobre sus pacientes. “Una identificación precoz de los síntomas nos permite ver si la enfermedad está avanzando, por lo que podremos tratarla precozmente. Con ello mejoraremos la calidad de vida del paciente”, asegura Marisa Jiménez, supervisora de la Unidad de Neurología del Consorcio Hospital General de Valencia.

La importancia de la relación enfermería-paciente

Durante el encuentro, focalizado en los pacientes con párkinson, se han puesto en valor todos los aspectos que mejoran su calidad de vida gracias a la especialización en párkinson. “El papel de la enfermería es vital en el contexto de esta enfermedad ya que incluye, entre otras funciones: la labor asistencial como enfermería en sí misma, apoyo al paciente y soporte familiar, el asesoramiento y educación a los pacientes y cuidadores o el soporte a los pacientes en la toma de decisiones”, explica Anabel Campos.

La buena relación personal entre enfermería, pacientes y cuidadores permite la gestión de los retos que presenta la enfermedad en el día a día. Esta relación resulta clave para ofrecer una atención integral al enfermo. Una comunicación adecuada entre ambos actores, así como la relación de confianza que se establezca entre ellos, incidirá directamente en el bienestar del paciente.

“El papel de enfermería es claro: mejorar en lo posible la calidad de vida y grado de autonomía del paciente y de su familia. Sus intervenciones son fundamentales para poder conocer mejor las preocupaciones, dudas y expectativas del paciente y su cuidador. Una buena comunicación y empatía permiten prestar una atención sanitaria de mayor calidad y potencia su participación”, argumenta la doctora Campos.

En este sentido, Marisa Jiménez considera necesario que cada unidad familiar establezca una figura de contacto, el cuidador principal del paciente o un cuidador de referencia, con el que se pueda tener un contacto más directo para la mejora de los cuidados del paciente.

El compromiso por una formación continua

Las más de 70 profesionales de Enfermería presentes en el encuentro de Valencia, celebrado en el Espacio AdeitUV, destacan la importancia de una formación y especialización en párkinson. “La enfermería tiene un papel fundamental en la educación de los pacientes”, explica la supervisora Marisa Jiménez, quien considera importante contar con la figura de enfermería de Práctica Avanzada en los centros sanitarios. “Es por ello prioritario más especialización en párkinson y más accesibilidad de los pacientes al personal de Enfermería”.

AbbVie reitera su compromiso con la formación del personal sociosanitario mediante la organización de encuentros como el del Espacio AdeitUV. Esta jornada educativa se dividirá en varios talleres donde se aprenderá a tratar de forma adecuada a pacientes con párkinson avanzado desde diferentes ramas de la Enfermería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here