Esto es lo que el color y la forma de las heces dicen sobre tu salud

0

A la hora de hablar de salud, todo lo pueda aportar información sobre las distintas patologías que podemos estar sufriendo es clave. Así, y dejando a un lado los prejuicios, nuestras heces resultan fundamentales ya que nos bridan datos muy valiosos sobre cómo funciona nuestro organismo.

Aunque pueda resultar poco agradable, hacer de vientre de manera regular y observar el color y la forma de las deposiciones nos ofrece muchos datos sobre nuestra salud intestinal y digestiva, especialmente sobre patologías como la ictericia obstructiva, las pérdidas de sangre, problemas de absorción o diverticulitis, entre otras. Te contamos qué es lo que el color y la forma de las heces dicen sobre tu salud.

¿Cómo deben ser las heces?

Según señala la Asociación Española sobre Bioquímica Médica (AEB), las heces son un 75% de agua. El 25% restante está compuesto por:

  • Bacterias muertas (30%)
  • Proteínas (2-3%)
  • Sustancias inorgánicas (10-20%)
  • Fibras (30%)
  • Otros restos que no se ha digerido.

Unas deposiciones normales deben ser sólidas, de forma cilíndrica y con nivel de consistencia que permita que mantengan esa forma una vez excretadas. Su color ha de ser pardo, aunque puede cambiar según la alimentación. En cuanto a su olor, varía en función de la descomposición proteica. Así, a más proteína, más intenso es el olor de las heces.

Y, por último, la cantidad que se excreta al día varía entre los 150 y los 250 gramos, mientras que en las dietas vegetarianas pueden llegar a superarse los 350 gramos y reducirse hasta los 60 gramos.

Tipos de heces

Los tipos de heces aparecen recogidos en la escala de heces de Bristol. Este es un gráfico que se utiliza en medicina para clasificar la forma de las heces humana en 7 grupos. Así, según el color, las heces pueden ser:

  • Marrones: este color y sus distintas tonalidades se corresponde con una dieta equilibrada, considerándose que es la hez de una persona sana.
  • Rojo: es uno de los colores más preocupantes, ya que es indicio de sangrado intestinal. También es un claro indicador de cáncer de colon. Es preciso acudir a un especialista lo antes posible.
  • Verde: puede obedecer a un alto consumo de verduras o a que exista un problema digestivo que haga que los alimentos pasen rápido por el intestino grueso sin que se llegue a descomponer la bilis por completo.
  • Amarillo: responde a una gran variedad de causas como, por ejemplo, la giardiasis, una infección originada por un parásito. En el caso de ser grasientas y malolientes, entonces puede tener estar relacionada con problemas de mala absorción o celiaquía.
  • Tonos claros: obedecen a problemas de páncreas, hepatitis, cirrosis, etcétera.
  • Negro: las deposiciones negras indican problemas del tracto digestivo superior, siendo posible que proceda de un sangrado estomacal, intestinal o en el colon. También es aconsejable acudir al especialista.

Por formas de las heces nos encontramos con los siguientes tipos:

  • Tipo 1.  Deposiciones duras, pequeñas y fragmentada, que resulta difícil expulsar. Son indicio claro de estreñimiento y requieren tomar fibra.
  • Tipo 2.  Heces alargadas e irregulares, con protuberancias, típicas de un estreñimiento leve.
  • Tipo 3. Heces forma de salchicha y grietas en la superficie.
  • Tipo 4. Deposiciones alargadas, blandas, lisas y fáciles de expulsar, típicas de una persona sana.
  • Tipo 5. Heces redondas y pequeñas, fáciles de expulsar y habituales tras comidas copiosas.
  • Tipo 6.  Heces pequeñas y acuosas, son típicas de la diarrea.
  • Tipo 7. Deposiciones acuosas y sin pedazos sólidos, indicio de padecer una diarrea aguda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here