Cirugía láser para el tratamiento de la epilepsia y tumores cerebrales

Una novedosa técnica no invasiva permite, mediante láser, eliminar tumores y focos epilépticos de forma más segura y rápida permitiendo que los tiempos de ingreso de los pacientes sometidos a este tipo de cirugía se reduzcan notablemente. El Hospital del Mar (Barcelona), pionero en España en su implantación, constituye uno de los primeros centros a nivel europeo en utilizar esta técnica con la que hasta ahora solo se han tratado unos veinte casos a nivel mundial.

Esta nueva técnica “abre la puerta a combinar diversos tratamientos en una única intervención, ahorrando al paciente nuevas cirugías y otros tipos de intervenciones” afirma el Dr. Gerard Conesa, jefe del Servicio Mancomunado de Neurocirugía del Hospital del Mar y el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Permitiría, además, tal y como afirma el Dr. llegar a zonas prácticamente inaccesibles con la cirugía actual: “con esta técnica se puede acceder a lesiones de menos de 3 cm de diámetro en territorios de difícil acceso en cirugía convencional”.

Los pacientes que pueden optar por este tipo de intervención son aquellos que presenten focos epilépticos o tumores tanto benignos como malignos de manera muy localizada. Otra de sus principales ventajas es que se pueden someter a ella tantas veces requiera. “Se puede repetir el procedimiento las veces que haga falta a lo largo del curso de la enfermedad pues no limita el abanico de intervenciones que se pueden realizar al paciente” afirma el Dr. Conesa.

Cambio paradigma del tratamiento en epilepsia

En caso de las personas con epilepsia se pueden someter a esta intervención quienes presenten a su vez otras patologías como hamartomas hipotalámicos, lesiones múltiples, esclerosis tuberosa o displasias cerebrales profundas. Según el Dr. Rodrigo Rocamora, jefe de la Unidad de Epilepsia del Hospital del Mar, este procedimiento quirúrgico “cambia el paradigma del tratamiento en epilepsia, al poder destruir, de forma efectiva y segura, lesiones en localizaciones complicadas o peligrosas para una cirugía abierta, o que, en última instancia, no es necesaria”.

Por el momento, esta técnica se ha utilizado en España en 3 pacientes, dos de ellos diagnosticados con epilepsia y otro con un hamartoma. Las tres intervenciones se desarrollaron sin contratiempos y los pacientes recibieron el alta hospitalaria en 48 horas. Si se hubieran sometido a técnicas habituales, el ingreso se habría alargado como mínimo una semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here