Detectan daño de la flora intestinal en personas con insuficiencia cardiaca

Las últimas evidencias científicas han revelado que la microbiota intestinal sufre alteraciones antes del desarrollo de la enfermedad cardíaca.

Cardiología - Corazón

La existencia de una notable relación entre la salud intestinal y la cardiología ha puesto en el punto de mira al papel del tracto gastrointestinal. En particular, la función de las bacterias intestinales podría ser determinante en el desarrollo de patologías cómo la insuficiencia cardíaca.

Esa es la teoría que sostiene el equipo de investigación del Laboratorio de Biología Vascular y Microbiota, del Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos del Hospital Clínico (Idissc) de Madrid y del CiberCV. Según el último trabajo que han publicado en la revista Hypertensión, los modelos animales con insuficiencia cardíaca presentan una microbiota intestinal dañada antes del desarrollo de la enfermedad cardiovascular.

El estudio liderado por la investigadora del Hospital Clínico San Carlos, Dulcenombre Gómez Garre, establece que, a diferencia de los sujetos con buena salud cardíaca, existen daños en la microbiota intestinal de los sujetos con enfermedad del corazón. Concretamente, se determinó que los sujetos con predisposición a desarrollar insuficiencia cardiaca presentaban disbiosis.

La disbiosis consiste en el desequilibrio de la composición de la microbiota. Lo que significa que las bacterias intestinales se encuentran en niveles alterados. En particular, los datos de la investigación demostraron la existencia, por un lado, de un exceso de las bacterias digestivas Bacteroidetes, Prevotella 9, Paraprevotella y Phascolartobacterium, y por otro, detectaron niveles de déficit de bacterias cómo la Akkermansia y Muscipirillum.

Tras dos años de trabajo los investigadores también han podido averiguar el origen de la relación entre la salud intestinal y cardíaca. Según los investigadores del Idissc los problemas de salud intestinal detectados no surgieron a causa del desarrollo de insuficiencia cardíaca, sino que, el daño en la flora intestinal resultó ser previo a los problemas cardiovasculares. Esto significa que, antes de la aparición de la enfermedad de la insuficiencia cardíaca, surgen alteraciones en la microbiota intestinal.

Nuevas vías de investigación y tratamiento para la IC

Estas averiguaciones sirven para buscar nuevos métodos de diagnóstico para patologías como la insuficiencia cardíaca. La cardiología requiere de innovaciones para encontrar nuevos y mejores marcadores que brinden a los profesionales la oportunidad de ofrecer un diagnóstico precoz a personas con hipertensión o problemas cardiovasculares. Una nueva vía de detección de la insuficiencia cardíaca podría ser a través de la observación de marcadores relacionados con cambios en la microbiota intestinal.

Los resultados también permiten trazar nuevas medidas preventivas que puedan llevarse a cabo ante el riesgo cardiovascular. Es más, los investigadores señalan precisamente la importancia de los beneficios de una adecuada alimentación y estilo de vida en la salud del corazón. Por ejemplo, existen bacterias intestinales capaces de producir sustancias cuyo fin es regular la salud cardiovascular. En consecuencia, contar con niveles adecuados de bacterias intestinales es determinante para preservar la salud cardiaca.

es necesario alimentarse de forma que nuestra microbiota no presente déficits o exceso de bacterias.

De igual modo, el estudio abre nuevas líneas de investigación terapéuticas para tratar problemas cardíacos con probióticos o, incluso, por medio de un trasplante de microbiota. Es más, los investigadores del Idissc y del CiberCV ya han desarrollado un probiótico que testarán para saber si es capaz de actuar como un inmunomodulador que revierta o reduzca las complicaciones que padecen los pacientes con insuficiencia cardíaca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here