El misterio alrededor de los pelirrojos

Las personas con ciertas mutaciones en el gen MC1R solo pueden fabricar una clase de melanina de color rojo. La ventaja principal de esta mutación es la capacidad de sintetizar vitamina D en lugares de muy poca incidencia de luz solar.

El misterio alrededor de los pelirrojos

Aunque no se conoce con exactitud la fecha exacta en la que aparecieron los primeros pelirrojos, hay estudios que sitúan su origen hace 500.000 años.
Hoy en día la mayor parte de ellos se encuentran en Irlanda, Escocia, Inglaterra, Holanda, el norte de Almenaia, Islandia y Noruega.

Nuestra cadena genética tiene de 50 a 70 genes involucrados en la pigmentación, pero solo uno de ellos es el responsable de que existan los pelirrojos: el MC1R. Algunas variantes de este gen impiden al cuerpo la producción de eumelanina, el tipo más común de melanina, de color marrón. Las personas con estas mutaciones solo pueden fabricar la otra clase de melanina existente: la feomelanina, de color rojo.

La mutación del gen MC1R tiene como ventaja la capacidad de sintetizar vitamina D en lugares de muy poca incidencia de luz solar. Esta vitamina es imprescindible en la formación de los huesos y se genera en las capas superficiales de la piel, en contacto con los rayos UV. Las personas pieles claras, con menor producción de melanina y menor protección ante estos rayos, fabrican esta vitamina con más facilidad que las de piel oscura.

El peligro de la piel clara

Un estudio publicado en Nature Communications, asegura que el riesgo que sufren los pelirrojos de sufrir melanoma es similar al que presentan otras personas tras dos décadas de exposición al sol.

El cáncer de piel se produce por mutaciones en el ADN de las células epiteliales dañadas por los rayos del sol que atraviesan la piel  y rompen el genoma del núcleo. El problema de los pelirrojos es que, dado que no producen eumelanina, los rayos UV lesionan las células, que comienzan a presentar problemas para replicarse y con el tiempo pueden aparecer tumores.

¿Los pelirrojos se van a extinguir?

En 2014, la revista National Geographic publicó un artículo del que se hicieron eco varios medios, en el que advertía de que un aumento de las temperaturas debido al cambio climático acabaría con la ventaja de la tez blanca de los pelirrojos en los países del norte. El genetista Adam Rutherford desmintió este peligro en el periódico británico The Guardian, donde atribuyó el error a la interpretación de “gen recesivo”.

Según explica  Conrado Martínez Cadenas, investigador en genética de la Universidad Jaume I, el gen es recesivo frente al pelo moreno, pero dominante frente al rubio: “Se cree que en los países con más rubios, el número de pelirrojos es mayor porque se manifiesta cuando el otro progenitor es de pelo más claro y se esconde al combinarse con otro más oscuro”.

Distintos tonos de rojo

La paleta de colores que existe bajo el paraguas de pelirrojo es infinita. Cuantos más genes alterados en el árbol genealógico, menos cantidad de eumelanina y más de feomelanina, lo que da lugar a un rojo más vivo. Por ahora, los tonos de pelirrojo se dividen oficialmente en castaño rojizo, cobre, rubio fresa, jengibre y tiziano.

Entre las intrigas que suscita esta comunidad, hay un fenómeno bastante habitual: hombres morenos o rubios cuyas barbas son pelirrojas. La misma genética hace que se exprese más una variante en unos tejidos que en otros. No se sabe por qué ni cuáles son estas variantes involucradas. Pasa también que las personas rubias suelen tener los pelos de la barba, las axilas, pubis o pecho mucho más oscuro que el pelo de la cabeza.

La ignorancia desencadena en superstición

Los egipcios los consideraban como los fieles descendientes del dios Set, en la Biblia siempre han encarnado personajes poco queridos: Caín, Judas o María Magdalena. Durante la edad media, las mujeres con cabello rojo eran consideradas brujas y condenadas a la hoguera.

Ya en el siglo XX, Hitler quiso prohibir el matrimonio entre ellos para evitar la descendencia, e incluso a día de hoy, muchos pelirrojos naturales viven de forma habitual escenas en las que la gente se toca un botón cuando aparecen para evitar la mala suerte.

La ciencia demuestra que no hay que tener miedo de lo que es diferente,  el pelirrojo no es más que la consecuencia de una mutación que los humanos hemos desarrollado para adaptarnos al entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here