Investigadores del CSIC descubren cómo se multiplica la gripe

Gripe

Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC han descubierto cómo funciona la maquinaria de transcripción del virus de la gripe. Los resultados, publicados en la revista Nature Microbiology, han demostrado que este proceso se realiza a través de un mecanismo de ‘deslizamiento progresivo’ que aumenta la eficiencia de producción de ácido ribonucleico (ARN) mensajero para producir las proteínas del virus a lo largo de la infección.

La reproducción es un proceso fundamental para la multiplicación del virus. Es en esta etapa en la que se produce el ARN mensajero, el ‘molde’  para generar las ribonucleoproteínas virales, moléculas que contienen el genoma del virus y que son las encargadas de que se reproduzca.

“Esta flexibilidad de las ribonucleoproteínas virales es clave para que realicen su función y además explica cómo el virus es capaz de generar una gran cantidad de proteínas a partir de un número limitado de genes al comienzo de la infección, una cuestión que estaba pendiente de responder desde hacía años”, explica el investigador Jaime Martín-Benito, líder del estudio.

En el estudio, los científicos han determinado el mecanismo de acción de un potente inhibidor del virus, cuya eficacia se debe a que produce rigidez en las ribonucleoproteínas, lo que impide la producción de ARN mensajero.

Las imágenes de microscopía muestran que el tratamiento con el inhibidor produce una modificación en la estructura de las ribonucleoproteínas, el cual no permite el movimiento de deslizamiento y anula la expresión de los genes virales en las células infectadas, lo que desemboca en la pérdida de funcionalidad del virus.

“En este contexto, el descubrimiento de este mecanismo podría abrir la puerta al diseño de nuevos fármacos antivirales que puedan bloquear el proceso descrito y ayuden a defendernos de futuras pandemias”, subraya Martín-Benito.

Visualización de moléculas

Los investigadores han combinado para este trabajo técnicas de criomicroscopía electrónica y bioquímica, ya que esto permite la visualización de moléculas durante su funcionamiento. Una manera de entender cuál es su mecanismo de acción.

El equipo liderado por Martín-Benito lleva años usando estas aproximaciones con el virus de la gripe para visualizar las ribonucleoproteínas virales.

“Uno de los grandes desafíos de esta técnica es incrementar la resolución con la que se obtienen las estructuras de las moléculas bajo estudio. Con la aparición de microscopios cada vez más potentes pensamos que podríamos estudiar mejor las características de estos complejos multiproteicos, a pesar de la extrema flexibilidad de las moléculas, que dificulta mucho el procesamiento de los datos”, concluye el investigador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here