7 de junio, Día Mundial de la Seguridad de los Alimentos

La investigación en mejora vegetal tiene un requisito irrenunciable: la seguridad alimentaria.

semillas y seguridad

Hoy, 7 de junio, se celebra por primera vez el Día Mundial de la Seguridad de los Alimentos. Así lo declaró la Asamblea General de las Naciones Unidas el pasado 20 de diciembre, una iniciativa impulsada por la FAO y la OMS.

La celebración de este día tiene como objetivo inspirar acciones para ayudar a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos a fin de proteger la salud de las personas. Es necesario concienciar a las personas, los gobiernos y las empresas de que es necesario flexibilizar los procesos de toma de decisiones basadas en criterios científicos para favorecer la inocuidad de los alimentos a nivel mundial.

La semilla es el primer eslabón de la cadena alimentaria y de su calidad depende que el producto final sea apto para el consumo. Lejos de lo que pueda parecer, las semillas son productos basados en la tecnología, con un alto valor agregado. Gracias a la decidida apuesta en I+D de las empresas obtentoras son cada vez más los avances científicos, indispensables para poder desarrollar nuevas variedades que contribuyan a satisfacer no solo las necesidades de los agricultores, sino las de los consumidores. Estos disponen, gracias a la investigación de las empresas obtentoras,  de alimentos con más sabor, apariencia más agradable, que resisten más tiempo frescos y, sobre todo, mucho más seguros. Por eso, según afirman unánimemente las empresas obtentoras, “nuestra investigación en mejora vegetal pasa siempre por un requisito irrenunciable: garantizar la seguridad alimentaria”.

Cuando un agricultor usa semillas certificadas y plantas registradas disfruta de ventajas evidentes en lo que a su rendimiento se refiere y -lo que es más importante- en lo relativo a las condiciones sanitarias, ya que disminuyen las posibles enfermedades de los cultivos. Por otra parte, al emplear material registrado, contribuye también al sostenimiento de la mejora genética, de la cual él también se acaba beneficiando al disponer en el futuro de mejores variedades.

Las cadenas de suministro de alimentos son cada vez más complejas, con etapas más largas y numerosas interconexiones. Una mayor visibilidad de los retos de la seguridad alimentaria puede ayudar a su comprensión y resolución.

Los alimentos inseguros suponen una amenaza para salud, para la economía y para el comercio a nivel mundial”, subraya Elena Saenz, Directora de ANOVE. La celebración del Día Mundial de la Seguridad de los Alimentos contribuye a crear conciencia sobre la importancia de consumir alimentos seguros y sensibiliza de su importancia a gobiernos, productores de alimentos, industrias alimentarias y consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here