Nueva diana terapéutica contra el cáncer de mama a través de los nanovehiculos.

Un anticuerpo desarrollado por científicos españoles es capaz de introducirse en las células tumorales a través de cápsulas microscópicas, conocidas como nanovehículos, para reducir el tamaño del tumor.

Células

Un nuevo tratamiento, desarrollado por un equipo de investigación de la Comunidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Santiago de Compostela, ha conseguido combinar cápsulas microscópicas, conocidas como nanovehículos, capaces de introducirse en las células tumorales del cáncer de mama con un anticuerpo destinado a combatir la enfermedad.

En los estudios previos, los investigadores comprobaron que la oncoproteína Gasdermina-B promueve un comportamiento agresivo y resistente a tratamientos oncológicos contra el cáncer de mama.  Según apunta la directora del equipo de investición, Gema Moreno-Bueno, “Uno de los objetivos de nuestro grupo de investigación consiste precisamente en el diseño de terapias específicas que permitan revertir la resistencia a fármacos y reducir el fallo terapéutico que tienen los pacientes oncológicos”.

Por primera vez se ha logrado crear un anticuerpo contra la Gasdermina-B

En este trabajo, los científicos han conseguido desarrollar un anticuerpo que, combinado con los nanovehículos,  es capaz de introducirse en las células tumorales para reducir eficazmente el tamaño tumoral y la metástasis sin generar toxicidad en los tejidos sanos.

“Estos resultados confirman por primera vez el papel de GSDMB como una nueva diana terapéutica en cáncer y amplían el uso de la nanomedicina en el tratamiento del cáncer”, asegura Ángela Molina-Crespo, investigadora de la UAM y primera autora del trabajo.

Desarrollo de nuevos tratamientos más efectivos.

Tras este hallazgo, los investigadores se marcan como objetivo desarrollar nuevos tratamientos más específicos, efectivos y con menos efectos secundarios. El próximo paso, será identificar nuevos biomarcadores que se encuentren alterados en las células tumorales que sirvan para crear terapias específicas y tratamientos con modernas aproximaciones tecnológicas como la nanomedicina.

La generación de fármacos destinados a combatir las células tumorales, ha estado siempre impulsada por el uso de anticuerpos terapéuticos contra proteínas importantes para el desarrollo tumoral. Sin embargo, la aplicabilidad de estos anticuerpos era limitada debido a que se dirigían mayoritariamente contra proteínas localizadas en el exterior de las células tumorales en lugar de combatirlas desde el interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here