¿Son los fumadores especialmente vulnerables al COVID-19?

Un estudio publicado en el ‘European Respiratory Journal’ ha revelado que estas personas tienen en sus pulmones cifras elevadas de la molécula que sirve de entrada al coronavirus.

cigarrillo

Protegernos frente al coronavirus y conocer nuestro grado de vulnerabilidad al contagio supone una de las mayores preocupaciones estos días. Las recomendaciones sobre qué precauciones tomar son de sobra conocidas pero, ¿qué pasa con los hábitos de vida que teníamos antes de que llegase la pandemia? ¿Es posible que alguno nos ponga en mayor riesgo? Según revela un reciente estudio existe uno que sí puede aumentar el peligro de contraer el COVID-19: el de fumar.

Los científicos que han desarrollado este trabajo de investigación, publicado en el ‘European Respiratory Journal’, han hallado un nivel más elevado de una molécula, conocida como enzima convertidora de anginotensina II (ACE-2), en los pulmones de fumadores y personas con enceermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Esta molécula se encuentra en las superficies pulmonares y sirve como punto de entrada al coronavirus para entrar en las células de los pulmones causando infección.

“Pensamos que puede deberse a que los niveles de ACE-2 que tienen estos pacientes podrían facilitar que el virus infecte sus vías respiratorias”

El investigador Janice Leung, del Hospital St. Paul’s de Vancouver (Canadá) señala que “La información que nos llega desde China, sugiere que los pacientes con EPOC tienen un mayor riesgo de complicaciones si se infectan el COVID-19. Pensamos que puede deberse a que los niveles de ACE-2 que tienen estos pacientes podrían facilitar que el virus infecte  sus vías respiratorias”.

Protegerse contra el COVID-19. El mejor motivo para dejar de fumar

Los científicos tomaron muestras de los pulmones de 21 pacientes con EPOC y 21 pacientes sanos. Tras realizar el análisis, compararon los datos con personas que nunca habían fumado, ex fumadores y personas que actualmente fuman. Tras hacerlo, vieron de nuevo que los niveles de ACE-2 eran más altos en los fumadores. Sin embargo, eran más bajos en los no fumadores y ex fumadores.

“Descubrimos que los pacientes con EPOC y los fumadores tienen niveles más altos de ACE-2 en sus vías respiratorias, lo que podría aumentar su riesgo de desarrollar infecciones graves por COVID-19También descubrimos que los ex fumadores tenían niveles similares de ACE-2 que las personas que nunca habían fumado. Esto sugiere que nunca ha habido un mejor momento para dejar de fumar para protegerse del COVID-19”, añade Leung.

Para los científicos, el estudio puede revelar por qué algunas personas pueden tener un riesgo más grave que otras de presentar síntomas del coronavirus. Lo que está claro, es que, de acuerdo con sus resultados, el confinamiento y el protegerse contra la infección, es un motivo más que sólido para dejar de fumar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here