Análisis de colesterol: cómo interpretar los resultados

Una de las medidas de diagnóstico que más comúnmente nos manda el médico para saber cómo nos encontramos de salud es el análisis de sangre. En estos análisis, uno de los indicadores en los que más nos  fijamos es el del colesterol, aunque la mayoría de las veces no sepamos interpretarlos. Por este motivo, cuando te dan el informe de un análisis de colesterol hay que plantearse ¿cómo interpretar los resultados?

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, aunque un exceso o un defecto del mismo pueden generar problemas de salud. Es necesario de cara a realizar algunas funciones como sintetizar la vitamina D, formar hormonas, regular el calcio, mejora el impulso nervioso o evitar ciertas enfermedades, entre otras. Por tanto, el cuerpo sí necesita algo de colesterol para su correcto funcionamiento. El problema surge cuando los niveles son superiores o inferiores a la cifra estándar.

Medición, datos y frecuencia del análisis de colesterol

Al realizar un análisis de colesterol, se miden los niveles de los distintos tipos presentes en la persona. Hay que tener en cuenta que existen dos tipos: el LDL y el HDL (también conocidos como “el colesterol malo” y “el colesterol bueno”). Mientras que el primero se acumula en las arterias obstruyéndolas, el segundo ayuda a eliminar este colesterol acumulado en las arterias.

colesterol en sangre

De esta forma, en el panel de lipoproteínas – prueba que mide los niveles de colesterol – se mostrarán los siguientes datos:

  • Colesterol total: indica la cantidad total de colesterol en sangre. Esta cifra incluye tanto el LDL como el HDL.
  • LDL o lipoproteína de baja densidad: es el colesterol malo, el que se acumula y obstruye las arterias.
  • HDL o lipoproteína de alta densidad: es el colesterol bueno que ayuda a eliminar el malo acumulado en las arterias y vasos sanguíneos.
  • No-HDL: indica el colesterol malo junto a otros colesteroles existentes en el organismo. Para calcularlo se resta el colesterol total menos el HDL.
  • Triglicéridos: es otro tipo de grasa en sangre que se suele medir en las pruebas además del colesterol. Es importante porque aumenta el riesgo de problemas cardíacos, particularmente en mujeres.

Por otro lado, ¿cada cuánto hay que hacerse esta prueba? El análisis de colesterol es aconsejable hacerlo a partir de los 20 años, con una frecuencia de cinco años. En el caso de hombres de entre 45 y 65 años o mujeres de 55 a 65 años, la prueba deberá hacerse anualmente o cada dos años. Recuerda que, si te vas a realizar la prueba, deberás ayunar durante las 12 horas previas al análisis.

Análisis de colesterol: ¿cómo interpretar los resultados?

Como se ha explicado, al hacer un análisis, el panel de lipoproteínas dará información de varios tipos de grasas de la sangre: el colesterol y los triglicéridos. Para saber cómo interpretar los resultados, es importante fijarse especialmente en el colesterol y sus distintos tipos. Hay que tener en cuenta que las cifras que indican normalidad varían dependiendo de la edad.

Si tienes 20 años o más:

  • El nivel total de colesterol en sangre no debe superar 200 mg/dL.
  • El LDL tiene que ser inferior a 100 mg/dL.
  • El HDL debe ser igual o mayor a 35 mg/dL en hombres y a 40 mg/dL en mujeres.
  • El No-HDL ha de estar por debajo de los 130 mg/dL.

Si tienes 19 años o menos:

  • El nivel total de colesterol en sangre tiene que estar por debajo de los 170 mg/dL.
  • El LDL tiene que ser menor a 100 mg/dL.
  • El HDL debe ser superior a 45 mg/dL.
  • El No-HDL no puede superar los 120 mg/dL.

Por último, el nivel de triglicéridos normal tiene que ser inferior a 150 mg/dL, independientemente de la edad.

¿Cómo tener un buen nivel de colesterol?

Un estilo de vida saludable ayuda a mantener un nivel de HDL elevado y bajo el nivel de LDL, además de evitar el desarrollo de patologías o enfermedades derivadas de un colesterol alto.

Seguir una dieta equilibrada (sustituyendo las grasas saturadas por grasas saludables), mantener un peso correcto, hacer actividad física regular, beber con moderación y no fumar son formas de conseguirlo.

Si el cambio de estilo de vida a uno saludable no ayuda a estabilizar o reducir el nivel colesterol, el especialista puede recetar que se complemente con medicamentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here