Científicos españoles estudian una posible terapia combinada eficaz contra el mesotelioma más agresivo

Expertos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han descubierto que el uso combinado de dos fármacos (Selumetinib y AZD8186) podría resultar eficaz para el tratamiento contra el mesotelioma sarcomatoide, un cáncer agresivo y con escasas opciones terapéuticas en la actualidad. Además, sería posible determinar qué personas con este tipo de mesotelioma podrían presentar una respuesta favorable a esta posible nueva opción terapéutica gracias a los marcadores moleculares. “El resultado es relevante porque el mesotelioma es un cáncer poco estudiado, con mal pronóstico y contra el que no hay terapias dirigidas”, afirma Paco Real, jefe del Grupo de Carcinogénesis Epitelial del CNIO quién junto con Miriam Marqués, investigadora del mismo grupo, lideran este estudio.

“Nosotros aportamos evidencias, en ratón y en líneas celulares humanas, de la posible eficacia de dos compuestos ya conocidos. Ahora nos gustaría iniciar ensayos en humanos cuanto antes”, prosigue Real. Circunstancia que en el caso del mesotelioma podría verse beneficiada por el hecho que Selumetinib y AZD8186 ya son dos principios también en fase de ensayo clínico para el tratamiento de otros tumores.

El descubrimiento de estos dos principios para el posible abordaje del mesotelioma se debe a un hallazgo casual. El grupo de investigación en realidad estaba analizando en ratones el desarrollo de cáncer de vejiga alterando dos genes supresores de tumores, Pten y Trp53. Sin embargo, los ratones, en lugar de desarrollar cáncer de vejiga, presentaron mesotelioma sarcomatoide muy agresivo. Al estudiarlo, se percataron que las proteínas MEK/ERK y PI3K presentaban una mayor actividad por lo que el consiguiente uso de inhibidores de estas dos proteínas permitió frenar el avance de la enfermedad. “Seleccionamos fármacos que ya están en ensayo clínico para otros tumores, porque su toxicidad ya se conoce y eso facilita el que puedan hacerse ensayos clínicos”, añade Real.

El mesotelioma en cifras

El mesotelioma maligno es un tipo de cáncer caracterizado por su baja incidencia y que afecta a la capa que recubre la mayor parte de los órganos internos. En la gran mayoría de los casos, el 70% aproximadamente, se produce en la pleura, seguido del peritoneo con el 20 % de los casos. Desde el punto de vista patológico, encontramos tres tipos de mesotelioma: epitelial (el más común y de pronóstico favorable), sarcomatoide (de peor pronóstico) y mixto.

Entre diversos factores, la exposición a minerales como el amianto (asbesto) constituye la principal causa de la enfermedad. El mesotelioma suele ser asintomático o presentar síntomas inespecíficos, aunque, por lo general, las personas con esta enfermedad es frecuente que experimenten disnea (falta de aire en el ejercicio), dolor en la zona del tórax o abdominal, pérdida de peso, cansancio, anemia, fiebre u obstrucción intestinal entre otros.

El hecho de presentar síntomas poco específicos también supone un reto en su diagnóstico ya que puede ser tardío o confundido con otras patologías. Las pruebas diagnósticas que se suelen utilizar para su diagnóstico son un examen físico, pruebas de función pulmonar o pruebas radiológicas como el PET (tomografía por emisión de positrones). Las actuales líneas existentes de tratamiento son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

En España, se producen 0,35 diagnósticos por cada 100.000 habitantes al año y se estima que 5 personas por cada millón de habitantes fallecen a causa de esta enfermedad[1]. Suele presentar una mayor incidencia en hombres en edades situadas entre los 60 y los 70 años en gran medida por la exposición al amianto por motivos laborales[2].


[1] Asociación Española Contra el Cáncer.

[2] Sociedad Española de Oncología Médica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here