¿Cómo saber si tengo apendicitis?

El apéndice es una parte del intestino grueso. Se encuentra situado cerca del punto donde se unen el intestino delgado y el colon y, en ocasiones, puede llegar a infectarse.

apendicitis

La inflamación del apéndice es la urgencia quirúrgica abdominal más frecuente y los expertos estiman que entre el 5% y el 15% de la población puede padecer este cuadro en algún momento de su vida.

Dentro de esta patología, existen diferentes estadios:

  • Apendicitis catarral: Es cuando comienza la obstrucción del apéndice y el moco que segrega no puede fluir y comienza a acumularse, desarrollando bacterias y el proceso inflamatorio.
  • Apendicitis flemonosa: El apéndice se distiende poco a poco aumentando la presión en su interior y evita que la sangre fluya correctamente.
  • Apendicitis necrótica: Las paredes del apéndice se debilitan, por falta de sangre y por el aumento de la presión interna.
  • Apendicitis perforada: Las paredes del apéndice se rompen y liberan todo el interior de la cavidad abdominal, ocasionando la peritonitis.

¿Por qué se inflama el apéndice?

El apéndice es el único órgano del tracto intestinal que no tiene salida, por lo que cualquier obstrucción en su drenaje puede producir una dilatación del mismo.

Las razones que pueden producir inflamación son:

  • Residuos alimenticios: semillas o pepas de algunas frutas pueden quedar atrapadas en el intestino, bloqueando la irrigación normal del apéndice.
  • Acumulación de restos fecales o parasitosis: los parásitos que se alojan en el aparato digestivo pueden acumularse por problemas de estreñimiento y derivar incluso en patologías más graves, como la peritonitis.

¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

El síntoma más común es el dolor en el abdomen o costado derecho. Aunque también pueden darse los siguientes:

  • náuseas o vómitos severos
  • escalofríos
  • fiebre alta
  • diarrea o estreñimiento
  • incapacidad para eliminar los gases
  • falta de apetito

La importancia del diagnóstico temprano en la apendicitis

Con el paso de las horas, el apéndice puede hincharse y llegar a perforarse, provocando peritonitis o un shock séptico (cuando las bacterias ingresan a la sangre e impiden el flujo sanguíneo normal al resto de órganos).

Es muy importante acudir a un especialista si se detecta cualquier síntoma para que diagnostiquen si, efectivamente, se trata de una apendicitis y puedan actuar a tiempo.

¿Cómo se trata la apendicitis?

El tratamiento más común para esta dolencia es una apendectomía, o cirugía para extirpar el apéndice. Cuando se ha producido una rotura de este órgano, además, será necesario realizar un drenaje percutáneo para eliminar los fluidos que se hayan podido liberar en el cuerpo.

¿Se puede prevenir la apendicitis?

Los pasos principales para prevenir la apendicitis se basan en:

  • Llevar una dieta equilibrada rica en fibra para facilitar el proceso digestivo. Las frutas, verduras y cereales integrales pueden ser grandes aliados.
  • Evitar el estrés y mantener un descanso adecuado. 
  • Durante el proceso de tratamiento y, sobre todo en las fases iniciales, es importante la ingesta de antibióticos que prevengan la proliferación de microorganismos en el aparato digestivo que sean responsables de infecciones y de esta manera evitar que la enfermedad se agrave.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here