Las dietas naturales para mascotas ponen en riesgo la salud de niños y ancianos

La conocida como “dieta BARF” está considerada por muchos como una alternativa más saludable para la alimentación de las mascotas. Sin embargo, este tipo de preparados, basados en carne cruda y vísceras, tienen un alto contenido en bacterias que ponen en riesgo nuestra salud.

mascota

Las dietas de productos naturales son una tendencia en constante crecimiento. Cada vez son más las personas que prefieren la opción “ecológica” y evitar los alimentos procesados que hayan podido ser tratados con pesticidas o conservantes, por considerar los primeros más beneficiosos para su salud. Sin embargo, esta tendencia para muchos va más allá y buscan también alimentar a sus mascotas con este tipo de productos naturales que no hayan pasado por ningún proceso industrial.

Es la conocida como dieta BARF (Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada). Esta dieta, basada en carne y vísceras crudas, está considerada como más saludable por muchos, llegando algunos a afirmar que esta alimentación mejora el sistema inmunitario de sus mascotas, así como su pelaje dentadura. También se ha llegado a afirmar que disminuyen la aparición de alergias alimenticias.

ESTOS PRODUCTOS CONTIENEN BACTERIAS COMO LA SALMONELLA, muy perjudiciales tanto para la salud de las mascotas como la de los niños y ancianos.

Sin embargo, conviene tener en cuenta que los productos crudos de la dieta BARF no han sido pasteurizados debido a su falta de tratamiento y por tanto aumentan el riesgo de infecciones bacterianas.

Un estudio publicado en la revista Vet Record, detectó la presencia de altos niveles de bacterias como la Salmonella, Clostridium perfrigens, Enterobacteriaceae y Campylobacter en este tipo de productos. Este alto nivel de presencia bacteriana, supone un riesgo tanto para la salud de las mascotas como para la salud de las personas, especialmente de niños y ancianos.

“Los perros en familias con bebés, personas mayores o personas inmunodeprimidas no deben ser alimentados con productos cárnicos crudos, ya que estos grupos son más susceptibles a las infecciones”, señalan los autores de este estudio, realizado en la Universidad Sueca de ciencias Agrícolas y el Instituto Nacional de Veterinaria (Suecia).

Incumplimiento de las leyes sanitarias de la UE

La Unión Europea establece un límite de 5.000 por gramo como máximo en los alimentos. Para realizar este estudio, los investigadores tomaron muestras de 60 paquetes de productos cárnicos crudos procedentes de diferentes fabricantes de Suecia, Noruega, Finlandia, Alemania e Inglaterra que analizaron en busca de bacterias que pudiesen ser perjudiciales para la salud.

El análisis demostró que el 52% de las muestras analizadas incumplía esta normativa excediendo el umbral máximo exigido por la UE. Bacterias como la E. Coli se encontraron en un tercio de las muestras. Además el Clostridium perfrigens se encontró en alrededor de un 30% y la Salmonella en el 7%.

Para contrarrestar estos riesgos y disminuir el riesgo de infección, los científicos proponen una serie de recomendaciones:

  • La comida cruda debe conservarse congelada hasta su uso y descongelarla a 10ºC.
  • Es necesario mantenerla separada de otros alimentos.
  • Se debe manipular con utensilios de cocina diferentes o lavarlos bien después de cada uso.
  • Mantener una buena higiene en todo momento y no dejar que los perros laman a sus dueños después de darles de comer.
  • No alimentar a los perros con dieta BARF si están siendo tratados con antibióticos. Esto aumentaría el riesgo de resistencia a los antibióticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here