Los españoles abusan de los antibióticos para curar el resfriado común

El consumo inadecuado de antibióticos es un asunto pendiente ya que las bacterias multirresistentes continúan provocando 33.000 muertes al año en Europa.

El abuso de antibióticos es un problema preocupante para la comunidad científica médica. Desde su descubrimiento la población ha consumido estos fármacos -utilizados frente a las infecciones bacterianas- de forma excesiva y errónea. Estas prácticas son peligrosas porque pueden hacer que las bacterias evolucionen y se vuelvan resistentes a estos medicamentos.  

Aunque, en los últimos años las cifras están descendiendo, España es uno de los países europeos donde más antibióticos se consumen. La consecuencia de ello es que fallecen 3.000 personas anualmente en nuestro país, según los datos del Registro de Actividad de Atención Especializada de 2018. 

¿Cuál es la situación actual?

Las bacterias en las que dejan de ser efectivos los antibióticos se llaman bacterias multirresistentes. Se desarrollan cuando una persona consume antibióticos sin necesitarlos o en el caso de que su tratamiento dure más tiempo del conveniente. Al ser bacterias infecciosas pueden propagarse y terminar infectando a otras personas, de ahí, el peligro de utilizar los antibióticos de forma inadecuada.

Existen casos documentados de bacterias que ya son resistentes a numerosos antibióticos. Los organismos conocidos como “superbacterias” o enterobacteriáceas se han vuelto resistentes a casi todos los fármacos. La tendencia de utilizar erróneamente estos medicamentos cuando aparece un resfriado o en infecciones leves ha hecho que estas bacterias crezcan en los intestinos de las personas y se propaguen. Más aún, las malas praxis han causado que el tratamiento frente a estas bacterias sea actualmente más complejo y menos efectivo que antes.

Otro ejemplo son las bacterias enterococcus, organismos resistentes a muchos fármacos antibióticos como la vanocomicina. Este tipo de microorganismo causa infecciones en los intestinos, vías urinarias y en heridas.

Los expertos creen que, si los fármacos actuales dejan de ser efectivos, las muertes anuales en España por infecciones bacterianas, que antes eran fácilmente curables, ascenderían a 40.000. Raramente fallecerá una persona sana a causa de una bacteria con multirresistencia. No obstante, los microorganismos bacterianos resistentes sí son potencialmente mortales para la población de riesgo y de avanzada edad.

La gripe y los resfriados son los principales culpables

La automedicación suele ser el motivo por el cual los ciudadanos consumen inadecuamente medicamentos. En concreto, las personas acostumbran a automedicarse ante infecciones leves, como, por ejemplo,  cuando padecen la gripe o un resfriado.

Así lo confirma el último Eurobarómetro sobre la opinión y nociones de los ciudadanos españoles sobre los antibióticos. Según la encuesta un 36% consideran que los antibióticos curan los catarros y que son efectivos para paliar sus síntomas y los utilizan, por ejemplo, para disminuir el dolor de garganta.

Consumir antibióticos con el fin de reducir la fiebre, aliviar el dolor de cabeza o cuándo existen síntomas afectando las vías respiratorias no es efectivo.

Los antibióticos no sirven frente a las infecciones causadas por un virus, solamente son útiles para combatir infecciones bacterianas. Por ello, tomar un antibiótico cuando una persona tiene una infección vírica solo provocará el desarrollo de bacterias resistentes.

Por tanto, estos medicamentos solo pueden tomarse tras recetarlo un médico. Además, hay que ser prudente con las dosis, ya que, según especialistas del HUCA, ciclos más cortos suelen ser más efectivos que tomar farmacología antibacteriana de forma prolongada.

Por último, es necesario recordar que un consumo adecuado y moderado también reduce los efectos secundarios y las reacciones alérgicas que generan los antibióticos. De manera que, seguir las pautas establecidas hará que los tratamientos sean más efectivos, menos dañinos y reducirá las posibilidades de que se reproduzcan nuevas infecciones resistentes a los antibióticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here