Medicamentos sin receta, ¿se pueden comprar?

Los medicamentos de venta libre son aquellos que no necesitan receta médica para su venta y que, por tanto, quedan a libre disposición de los pacientes para que los compren cuando ellos mismos detecten una dolencia menor.

Medicamentos sin receta

Los medicamentos sin receta, también conocidos como de venta libre, son aquellos que no necesitan receta médica para su compra. Esto significa que los consumidores tienen libertad de consumirlos bajo su propia iniciativa y responsabilidad sin necesidad de que se los haya recomendado su médico de confianza. Así que, en primer lugar, la respuesta a la pregunta del título de este artículo es si, se pueden comprar.

Los pacientes pueden utilizarlos para cualquier tipo de problema o dolencia menor que ellos mismos reconozcan. Si, por ejemplo, una persona nota la presencia de síntomas de resfriado como un elevado nivel de mucosidad, malestar o fiebre, puede acudir a su farmacia más cercana a comprar cualquier producto apto para aliviar esos síntomas.

Características de los medicamentos sin receta.

Como ya hemos apuntado en el primer párrafo, la característica principal de estos productos es que no necesitan la prescripción de un médico para su venta. Pero sí es recomendable que se pida consejo al farmacéutico antes de comprarlos.

Este tipo de fármacos tienen algunos límites en su composición. Por ejemplo, no pueden llevar algunos tipos de medicamentos que puedan ser objeto de adicción o abuso. Deben ser de fácil uso con sólo leer las instrucciones de la caja, nunca deben inducir a error al paciente. Además, en la caja debe aparecer toda la información sobre las patologías y problemas de salud para los que el medicamento está indicado.

En ningún caso pueden presentarse como inyectables y suelen incluir información para su forma de conservación óptima.

¿Por qué estos medicamentos no necesitan ser recetados?

Entre los medicamentos de venta libre y los que necesitan receta existen algunas diferencias que hacen que los primeros no necesiten que su consumo se aprobado previamente por un médico. 

En primer lugar, el uso de estos medicamentos tienen un menor riesgo de efectos secundarios y no precisan de mayores garantías y seguimiento de seguridad.

En segundo lugar, estos fármacos están preparados para dolencias leves como dolores de cabeza, molestias digestivas o dolencias en la piel  entre otros.

No obstante, es igualmente importante tomar ciertas precauciones a la hora de tomarlos.

  • Se deben seguir siempre las instrucciones de uso, no hacerlo podría traer consigo efectos no deseados que pueden ser nocivos para la salud. 
  • Hay que observar si son compatibles con otras medicinas que estemos tomando.
  • Deben conservarse siguiendo las recomendaciones del envase. De lo contrario se podrían estropear antes de su fecha de caducidad.
  • Las mujeres embarazas o en periodo de lactancia, deben consultar a su médico antes de tomarlos.

¿Y la publicidad? ¿Es legal hacer anuncios de este tipo de medicamentos?

En algunos casos sí y en otros no. Todos hemos recibido en más de una ocasión publicidad para comprar fármacos por Internet.  Es importante asegurarse bien de que el medicamento que nos anuncian, realmente no requiere receta médica. Si no es así, hay que denunciarlo.  La venta online de un medicamento con receta no sólo está prohibida sino que es muy peligrosa para la salud de la población.

Sin embargo, existen medicamentos sin receta que no pueden ser publicitados en ningún medio de comunicación. Estos son los que están financiados por la Seguridad Social. Sólo aquellos que no estén financiados pueden ser publicitados y llevan las siglas EFP en su caja.

Los medicamentos como Ibuprofeno, Paracetamol y Omeprazol, ¿necesitan receta?

El caso de estos fármacos es muy particular, pues muchos pacientes creían que se trataba de medicamentos de venta libre independientemente de su presentación. Esto se debe a que hasta hace poco, una práctica muy extendida era dispensar en las farmacias Ibuprofeno de 600 miligramos,  Omeprazol o Paracetamol de un gramo sin pedir receta médica. Sin embargo, al contrario de lo que muchos pensaban, en esas presentaciones sí que es necesario que un médico haya prescrito previamente esos medicamentos.

Esta práctica vulnera la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos de 2015, según la cual » los profesionales dispensarán con receta aquellos medicamentos que la requieran». Desde hace algunas semanas el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha cortado por lo sano esta práctica introduciendo el Sistema Español de Verificación del Medicamento, que implica que todos los envases de fármacos llevarán un código QR que permitirá controlar la venta indebida de medicamentos con receta. Arriesgándose a una sanción entre 3.000 y 6.000€ quien la lleve a cabo.

¿Significa esto que ya no se puede comprar ninguno de estos productos sin ir al médico? No, la prescripción médica sólo es necesaria para las cajas de 600 mg en el caso de Ibuprofeno y de un gramo en el de Paracetamol. Quedan exentas de receta médica las siguientes presentaciones:

  • Ibuprofeno 400 mg
  • Paracetamol 600 mg
  • Omeprazol 20 mg

En cualquier caso, como ya hemos indicado en este articulo. Antes de comprar un medicamento por iniciativa propia, siempre conviene consultar con tu médico o farmacéutico de confianza.

Si quieres saber más sobre el caso de ibuprofeno, paracetamol y omeprazol, puedes encontrar más información en este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here