Presentada en Madrid una novedosa opción terapéutica para tratar la hiperpotasemia crónica

Cerca de un 3% de la población presenta niveles elevados de potasio, un trastorno que puede llegar a ser mortal.

presentación de veltassa

La compañía farmacéutica Vifor Pharma ha presentado, en Madrid, Veltassa (patiromer), el primer fármaco novedoso aprobado en 60 años, para pacientes con hiperpotasemia crónica, un importante desequilibrio electrolítico que, en los casos más graves, podría llegar a ser mortal.

La hiperpotasemia afecta a cerca del 3% de la población general. Sin embargo, en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) e insuficiencia cardíaca (IC), esta cifra se dispara, alcanzando datos por encima del 47%.

Según señala el doctor Enrique Morales, nefrólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, la hiperpotasemia es una de las alteraciones iónicas más frecuente en la práctica clínica habitual de la Nefrología. Y añade que “al progresar la insuficiencia renal se produce un descenso del filtrado glomerular y se produce un problema en el manejo y excreción del potasio, concretándose en un incremento del mismo”.

Asimismo, esta hiperpotasemia se produce “en un grupo de pacientes con enfermedad renal que generalmente son diabéticos, con insuficiencia cardíaca y que están en tratamiento con inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona, iSRAA (fármacos como IECA, ARA-II, ARM o ARNi), terapias que son utilizadas frecuentemente por su perfil nefro y cardio protector”.

De hecho, se ha demostrado que, en insuficiencia cardíaca, los IECA, ARA-II, ARM y ARNi reducen de manera significativa la mortalidad, la morbilidad y/o la hospitalización, mientras que en enfermedad renal crónica presentan una reducción demostrada del riesgo de mortalidad y de progresión a una enfermedad renal terminal.

Cabe destacar, además, que las guías de práctica clínica también recomiendan reducir o parar el tratamiento con los inhibidores de la ECA, los ARA II y los ARM, cuando la concentración sérica de potasio es >5,5 mEq/l.

En este sentido, la doctora Marta Cobo, cardióloga del Hospital Puerta de Hierro Majadahonda señala que “los iSRAA bloquean una serie de sistemas que ayudan a un correcto funcionamiento del corazón, pero como contrapartida pueden aumentar el potasio. Y este posible incremento nos limita a la hora de ajustar de manera óptima los iSRRA”.

Por su parte, el doctor Pau Llacer, especialista en Medicina Interna del Hospital de Manises, añade que, al planteárseles esta situación, las medidas de las que disponían para afrontarla “eran muy limitadas”. Y matiza que contaban con “unas resinas de intercambio, unos medicamentos ya muy antiguos que desafortunadamente no son bien tolerados por los pacientes”.

Ante la falta de alternativas, los especialistas, recuerda el doctor Llacer, optaban por “disminuir o retirar los fármacos modificadores de la enfermedad debido a los elevados niveles de potasio”.

Esta reducción o suspensión de tratamiento es especialmente importante si se tiene en cuenta que se asocia con peores resultados clínicos y que puede estar vinculado a una multiplicación por dos del riesgo de mortalidad. 

Nueva alternativa en hiperpotasemia

Como solución a esta disyuntiva clínica, el lanzamiento en España de este nuevo fármaco, indicado para el tratamiento de la hiperpotasemia en adultos, supone un gran avance, ya que, al controlar el potasio elevado a largo plazo, permite mantener las dosis objetivo con iSRAA.

Desde sus distintos enfoques de abordaje tanto de la enfermedad renal crónica como de la insuficiencia cardiaca, los especialistas coinciden, en que es un medicamento seguro, eficaz y bien tolerado, y con menos efectos secundarios, lo que permitirá una mejora en la adherencia de los pacientes al mismo para el tratamiento de la hiperpotasemia crónica o persistente.

Antoni Lorente, director Médico de Vifor Pharma, considera que la nueva opción terapéutica, que permite el intercambio del potasio por el calcio, reduciendo la concentración de potasio libre y aumentando su excreción a nivel fecal, es muy importante, ya que el sodio está contraindicado tanto en insuficiencia cardiaca como en enfermedad renal crónica.

Otra de las ventajas es que no produce una bajada muy brusca del potasio, de hecho, su toma continuada en el tiempo no produce hipopotasemia. Además, proporciona un control rápido y sostenido del potasio desde la primera dosis y únicamente hace falta administrarlo una vez al día por vía oral.

Respecto al abordaje de la hiperpotasemia, la farmacéutica Vifor ha puesto en marcha DIAMOND, un estudio a gran escala para demostrar el impacto sobre la mortalidad y la morbilidad que tiene el nuevo fármaco en los pacientes con insuficiencia cardíaca.  Esta investigación contará con la participación 25 hospitales españoles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here