¿Cómo afecta el teletrabajo a la salud durante el confinamiento?

cómo-afecta-el-teletrabajo-a-nuestra-salud

Desde que se decretó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo, el aislamiento ha cambiado nuestra forma de vida en todos los sentidos y, uno de ellos, es el trabajo.

Los días de oficina y relación con nuestros compañeros se han convertido en videollamadas, al mismo tiempo, que seguimos realizando nuestras tareas en nuestra nueva oficina: el hogar.  

El teletrabajo ha sido adoptado de manera forzada por la mayor parte de las compañías en todo el mundo. Pero, a pesar de que, en términos generales, esta práctica presenta grandes ventajas como una mayor conciliación laboral y familiar, o un ahorro en tiempo y dinero debido a los desplazamientos, también es cierto que trabajar en casa puede afectar negativamente a nuestra salud.

Esto se debe no solamente porque debemos aprender a conciliar los horarios, sino porque se trata de una situación excepcional  y desconocida para muchos, pero en la que día tras día se aprende algo nuevo.

Inconvenientes del teletrabajo para la salud

  • Dolores y tensiones musculares

La adopción de una incorrecta postura corporal es una de las prácticas más comunes desde que se impuso el teletrabajo como medida de contención frente al Covid-19.

La comodidad de nuestra casa hace nos relajemos a la hora de trabajar, y esto se traduce en una mala postura desde que comenzamos la jornada laboral.

Además, es probable que permanezcamos más horas sentados sin hacer descansos, lo que produce una mayor carga en la espalda.

Realizar estiramientos, evitar la cama o el sofá para trabajar, situar nuestro tronco en posición vertical o tomar descansos para levantarnos son algunas de las recomendaciones que indican los expertos para evitar complicaciones como dolores lumbares, cervicales

  • Falta de vitamina D

La vitamina D es esencial, tanto para la salud de nuestro sistema inmunológico como para nuestros huesos. Si ya de por sí, es una de las que más carencia tenemos, durante el confinamiento, este problema se ve multiplicado.

Para paliar esta situación, si no sales a comprar o a pasear a tu mascota o, simplemente, no dispones de jardín o terraza, lo ideal sería salir al balcón o asomarse a la ventana durante, al menos, 15 minutos al día.  

  • Insomnio

Nos levantamos por la mañana, nos sentamos, y ya permanecemos así durante todo el día. El simple hecho de no salir de casa para ir a trabajar o el tener más horas para dormir que de costumbre, hace que no gastemos energía suficiente, por lo que nuestro cuerpo no estará lo suficientemente cansado para conciliar el sueño.

Al final la jornada laboral, una buena idea sería realizar ejercicio físico. Otra solución podría ser, en la medida de lo posible, andar dentro de casa o subir y bajar escaleras.

  • Fatiga visual

La visión es, sin duda, una de las más afectadas durante el teletrabajo. El pasar tantas horas frente al ordenador, que nuestra forma de evadirnos sea ver la tele o coger el móvil inmediatamente después de acabar el trabajo, está agravando esta situación. A la fatiga visual habría que añadirle otros problemas como el dolor de cabeza, el dolor de cuello, o la visión borrosa.

Por ello, será necesario trabajar con una iluminación o espacio adecuado, manteniendo siempre la pantalla a la altura de nuestros ojos. Otra recomendación sería hacer pequeños descansos de nuestra vista.

  • Problemas digestivos

El estar sentado durante todo el día puede afectar negativamente a nuestro sistema digestivo.

El sedentarismo junto a la falta de ejercicio físico, provoca que nuestros órganos del cuerpo se compriman y, a su vez, disminuyan el flujo sanguíneo, lo que podría desembocar en una inflamación intestinal.

Asimismo, la compresión del abdomen mientras permanecemos sentados ralentiza nuestra digestión, provocando hinchazón, gases, calambres y acidez estomacal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here