Cómo diferenciar un infarto de un ataque de ansiedad

Diferencia entre ataque de ansiedad o corazón

Un infarto y un ataque de ansiedad son dos dolencias que requieren atención urgente y cuya sintomatología es muy parecida. De hecho, muchas personas que han sufrido una crisis de ansiedad aseguran que pensaban que estaban sufriendo un ataque al corazón y que su vida corría peligro, por lo que se vuelve esencial conocer las diferencias entre un ataque de ansiedad y un infarto. En este artículo encontrarás toda la información al respecto.

¿Infarto o ansiedad? Síntomas en común

En primer lugar, para esclarecer las diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos es esencial tener en cuenta a qué se refiere cada término:

1. Ansiedad

De acuerdo a la definición que publica el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) en este artículo, la ansiedad es «un mecanismo adaptativo natural que nos permite ponernos alerta ante sucesos comprometidos» y se manifiesta a nivel emocional y físico. En particular, los síntomas de la ansiedad son los siguientes:

  • Síntomas mentales: preocupación constante, cansancio, irritabilidad y problemas para concentrarse y conciliar el sueño.
  • Síntomas físicos: pulsaciones elevadas, sudoración excesiva, tensión muscular, temblores, mareos, desmayos.

2. Problemas cardíacos

Por lo que se refiere a este concepto, hemos de tener en cuenta que existen una gran cantidad de posibles alteraciones cardíacas cuyos síntomas podrían confundirse con los del ataque de ansiedad, como es el caso de la angina de pecho o de un infarto. En este sentido, los síntomas más habituales de un ataque al corazón incluyen dolor en el pecho, dificultad par respirar, fatiga y adormecimiento del brazo derecho, esencialmente.

Principales diferencias entre ansiedad y ataque cardíaco

A continuación, vamos a explicar algunos factores que nos ayudan a diferenciar entre ansiedad e infarto. No obstante, es conveniente saber que se trata de diferencias generales, por lo que en muchos casos se vuelve necesaria la realización de un electrocardiograma y otras pruebas médicas para confirmar la presencia o ausencia de daños cardíacos concretos.

1. Localización e intensidad

En el caso de un infarto, surge un dolor opresivo que se centra en el pecho, pero también en el cuello, el hombro y el brazo izquierdo. Por el contrario, en los ataques de ansiedad, este dolor puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y es incluso más punzante.

2. Duración

Los infartos duran varios minutos, mientras que los ataques de ansiedad suelen durar entre 5 y 15 minutos. Además, cuando una persona tiene un infarto, el dolor puede aumentar progresivamente conforme pasa el tiempo.

3. El dolor no varía

Con frecuencia, los síntomas de un ataque de pánico o ansiedad se reducen al realizar ejercicios de respiración y relajación, beber agua o tomar algún alimento. Esto no sucede de igual forma cuando una persona sufre un ataque al corazón. puesto que no hay ninguna actividad o movimiento que pueda aliviar este dolor.

4. El control de los sentimientos

Una de las características de los ataques de ansiedad es que el individuo es incapaz de controlar su estado psicológico y anímico, un síntoma no se revela en el caso de los infartos o ataques al corazón.


[1] Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

[2] Fundación Española del Corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here