¿Cómo utilizar correctamente las mascarillas?

Cómo-utilizar-correctamente-las-mascarillas

Es tiempo de pandemias y seguirá siéndolo durante bastante tiempo según los epidemiólogos más reputados. Un utensilio que sólo era necesario en quirófanos o para trabajadores que manipulaban sustancias peligrosas se ha vuelto de uso común en nuestra vida diaria: las mascarillas.

Las mascarillas tiene su razón de ser en la protección de los trabajadores que durante su labor se ven expuestos a sustancias o gérmenes considerados tóxicos, peligrosos o dañinos para la salud.

Sustancias o gérmenes que no podemos ver pero que entran en nuestro organismo provocando infecciones respiratorias y otras patologías.

La realidad ha cambiado y ahora se antojan fundamentales para todos, no solo en el plano laboral. Es decir, también para vivir en sociedad.

¿Qué son las mascarillas desechables?

Son un Equipo de Protección Individual (EPI) básico. Como su propio nombre indica son de uno o pocos usos y son una notable protección frente a agentes externos que podamos respirar en la vida diaria.

Por lo tanto, las mascarillas desechables son herramientas de la prevención de contagios, una primera barrera.

Las mascarillas más comunes y que todo el mundo conoce son las quirúrgicas que son un tipo de máscara que usan cirujanos y personal de enfermería para contener bacterias y virus provenientes de la nariz y la boca. Esas son las más comunes aunque existen otras de mayor seguridad.

Por lo general debemos cambiar la mascarilla tras una jornada de trabajo aunque esta medida puede cambiar si la jornada es de ocho horas o de menos.

Tipos de mascarillas

Las mascarillas las podemos agrupar en tres grandes grupos:

  • Higiénicas
  • Quirúrgicas. Pensadas para mantener la asepsia y retener las gotas de saliva, por ejemplo, que pueden transportar virus o bacterias de una persona infectada
  • De alta eficacia. También se denominan autofiltrantes. Pueden dividirse en las siguientes categorías:
    • Código FFP1. Recomendado para productos no tóxicos como textiles, cemento o trabajos con madera.
    • Código FFP2. Tienen una eficacia de filtración mínima del 92 por ciento y se emplean en hospitales para el aislamiento aéreo. Así, las usan aquellos que están en contacto con pacientes contagiados.
    • Código FFP3. Indicado para la presencia de tóxicos, virus y bacterias aunque también para los trabajos con asbesto, arsénico, plomo o níquel. Su eficacia de filtración es del 98 por ciento y se utilizan en tareas de riesgo de exposición a aerosoles como por ejemplo en la entubación de pacientes.

Existen otros tipos de mascarillas que se pueden ver en España bajo el nombre de N95, son mascarillas cuya denominación no se corresponde con la normativa europea y sí estadounidense. Por su capacidad de filtrado 95% por ciento) su nivel de seguridad se encuentra entre las FFP2 y FFP3.

¿Qué tipo de mascarilla es más eficaz contra el coronavirus?

Evidentemente y sin ningún género de dudas, las mascarillas más útiles contra el coronavirus son las denominadas bajo el código FFP2 y FFP3, es decir, las que mayor protección ofrecen de cuántas están el mercado.

¿Qué trabajadores necesitan usar mascarillas desechables?

Ha quedado claro que para los tiempos de pandemia como ahora el uso de mascarillas es muy recomendable para todas las personas pero hay diversas profesiones en las que la utilización de las mascarillas es obligatoria.

Médicos, personal de enfermería, veterinarios o pacientes.

Evidentemente los hospitales, centros de salud o consultas médicas son lugares en los que la mascarilla es necesaria pues estos profesionales están expuestos a toda clase de virus y bacterias, es decir, a posibles contagios desconocidos.

Pintores, albañiles. Porque están expuestos a la inhalación de sustancias peligrosas y, en estos casos, el tipo de mascarilla a utilizar dependerá del responsable de riesgos laborales de la empresa en la que trabajen.

Profesionales de empresas químicas y laboratorios.

Carpinteros, ceramistas, marmolistas. Todos los profesionales que manipulen materiales que producen polvo.

Mecánicos y ayudantes. Existen muchas sustancias toxicas que se pueden inhalar en un taller de automóviles.

Cómo ponerse una mascarilla correctamente

Lo primordial es conseguir la máxima efectividad de la mascarilla de protección y eso se consigue si están perfectamente ajustadas al rostro de la persona que se la va a poner pues si falla el ajuste el peligro de que virus o bacterias lleguen a las vías respiratorias es alto.

La regla general marca:

  • Lavarse las manos. Usar un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Cubrirse la nariz y la boca con la mascarilla. Deberemos asegurarnos de que no habrá espacios libes entre la cara y la mascarilla.
  • No tocar nunca el interior de la mascarilla. Es decir la parte del barboquejo que va a estar en contacto con nuestra cara

Cómo quitarse una mascarilla

– Lavarse las manos con alcohol o agua y jabón

– Evitar tocar la parte delantera de la mascarilla porque los virus o bacterias podrían haberse quedado en esa zona

– Quitarse las gomas o nudos de la mascarilla, siempre desde abajo a arriba sin tocar la parte delantera en ningún momento

– Colocar la mascarilla en un recipiente de deshechos biológicos y volver a lavarse las manos

¿Se pueden usar las mascarillas caseras?

En el caso de que exista escasez de mascarillas se pueden confeccionar mascarillas en nuestra propia casa con una camiseta de algodón, por ejemplo, como una alternativa más. Eso sí, hay que tener en cuenta que las mascarillas

Las mascarillas caseras son útiles para no contagiar a los demás pero no tanto para evitar que otras personas nos contagien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here