¿Cómo relacionarse sin riesgo de contagio de COVID-19?

amigos desescalada

Tras más de dos meses de confinamiento, la sociedad española se ha acostumbrado al aislamiento social, la higiene de manos y el uso de mascarillas. No obstante, con la llegada de la desescalada y la nueva normalidad viviremos un aumento de las interacciones sociales, con el consiguiente riesgo de rebrotes.

Para evitar las infecciones, los expertos aconsejan evitar espacios cerrados con mucha gente, mantener la distancia física y llevar mascarillas. Teniendo en cuenta que cualquier espacio cerrado conlleva más riesgo de infección, aconsejan que los próximos encuentros sociales y familiares que se realicen sean en el exterior.

Entre las recomendaciones se incluye, además, reducir los grupos, llevar mascarillas y mantener una distancia física de dos metros. En esta misma línea, se debe evitar compartir comida, bebida o cubiertos, así como abrazar o tocar a personas de fuera del núcleo familiar habitual.

“Todo indica que las actividades sociales más arriesgadas son aquellas que reúnen a numerosas personas en espacios cerrados sin ventilación”, recalca Ildefonso Hernández, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública y vocal de comunicación de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). 

“Un ejemplo que ilustra muy bien el riesgo es el brote observado en Lleida, derivado de la celebración de un cumpleaños por 20 personas en un espacio cerrado”, continúa Hernández.

¿En qué situaciones es más probable la infección? 

Un estudio liderado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unido) ha tratado de detectar las situaciones donde la infección es más probable, mediante una revisión de varios países europeos.

El estudio apunta a que el riesgo es mayor en espacios interiores, sobre todo en hospitales y centros de atención a personas mayores. También en hogaresceremonias religiosas, cruceros, empresas o centros comerciales. Sin embargo, el estudio encontró pocos focos en colegios.

De esta forma, concluye que el riesgo aumenta cuanto mayor es el grupo de personas en un espacio cerrado, porque la distancia física entre ellas se reduce. “Todas las actividades que reduzcan la distancia física entre las personas tienen riesgo, ya sean en espacios cerrados o abiertos”, recalca Hernández.

En esta línea, un preprint centrado en 320 localidades chinas reveló que compartir lugares cerrados es un riesgo importante de infección por coronavirus. Los investigadores chinos determinaron que las casas, seguidas de los medios de transporte, fueron los principales focos de infección entre enero y febrero en ese país.

Consejos a seguir durante la desescalada

De acuerdo con los expertos, la mejor práctica tras la cuarentena es mantener la distancia física entre personas, reunirse al aire libre y seguir las medidas de prevención básicas como el lavado frecuente de manos o llevar la mascarilla bien puesta. Además, hay que tener en cuenta que el riesgo aumenta a medida que crece el número de personas que se concentran.

El escenario de reencuentro familiar en espacios cerrados es el más arriesgado. Por eso, si se realizan visitas, es más recomendable mantener el encuentro en balcones, terrazas o en el exterior.

“Hay que aprovechar que estamos al final de la primavera y el comienzo del verano para hacer las actividades al aire libre siempre que sea posible y en espacios amplios donde se pueda evitar la cercanía innecesaria”, recuerda Hernández.

Al no poder anticipar cuándo habrá un aumento del riesgo en nuestro entorno, es recomendable mantener la distancia física incluso en las terrazas. Llevar mascarillas y evitar las conversaciones muy cerca los unos de los otros son algunas de las precauciones recomendadas. 

Además, utilizar bien la mascarilla será otro de los factores clave para reducir los contagios. Son calificadas por los expertos como “la mejor barrera contra el SARS-CoV-2”, ya que reducen la cantidad de virus exhalados por personas asintomáticas o con síntomas leves. Sin mascarillas se maximiza la exposición, mientras que llevarla resulta en una menor exposición.

¿Qué no debemos hacer?

Entre las prácticas sociales menos recomendadas se encuentran las fiestas en casas, porque reúnen todos los factores de alto riesgo de contagio: espacio cerrado, grupo numeroso de personas, contacto próximo para escucharse mejor, poca aireación, etc.

Para ello, aconsejan reducir el número de personas, mejorar la ventilación, disminuir el volumen de la música para mantener la distancia y, si se puede, reunirse en el exterior.

“No sabemos aún cuánto tiempo durarán las medidas de prevención. De momento y en las fases en las que estamos no queda más remedio que ser prudentes y acentuar las medidas de prevención hasta que la situación sea favorable”, concluye Ildefonso Hernández.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here