Las propiedades, efectos y usos de la oxitocina natural y sintética

La hormona llamada oxitocina tiene un papel importante en el desarrollo de los partos y la lactancia

En el sistema nervioso central se encuentra la glándula del hipotálamo cuya función es producir hormonas como la oxitocina. La proteína de la neurofisina es la encargada de transportar a esta sustancia hasta la glándula cerebral llamada hipófisis, el lugar donde se mantiene almacenada la oxitocina.

Esta hormona puede producirse de forma natural o inyectarse por vía muscular o intravenosa de forma artificial. Ambas están compuestas químicamente con la misma fórmula, es decir, son idénticas.

No obstante, el funcionamiento, desempeño y beneficios no son en absoluto los mismos. Esto se debe a que el ritmo de suministración de esta hormona es completamente diferente en los procesos de segregación natural e inyección artificial.

La oxitocina natural es liberada de forma paulatina a través de proteínas en forma de pulsos. En cambio, la versión industrial y fabricada es una fórmula de administración continúa y más acelerada.

Además, otra gran diferencia son las reacciones adversas. Mientras que la oxitocina natural trabaja para favorecer un parto adecuado, el estudio publicado en 2012 de Ibone Olza demuestra que, la oxitocina sintética reduce el nivel de succión en recién nacidos, provocando problemas durante la lactancia.

La oxitocina que nuestro cuerpo segrega de forma natural pertenece al grupo de las hormonas ocitócicas y está ampliamente relacionada con la salud femenina

Sus funciones son neuromoduladoras y fisiológicas. Esto quiere decir que influye en el estado de ánimo, y en el caso de las mujeres, en procesos como el parto o la lactancia. Su efecto es tan poderoso que, según el último estudio llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Birmingham (Inglaterra) que recoge la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews, la oxitocina reacciona de forma similar al alcohol a la hora de ejercer efectos en los receptores del cerebro.

Durante el parto, una vez comienza la distensión del cuello uterino, el hipotálamo comienza a segregar esta hormona naturalmente por nuestro organismo. El papel de la oxitocina consiste en ayudar en la dilatación del cérvix uterino en el comienzo del parto. Además, tiene un rol esencial en las fases secundarias y terciaria del parto.

Esta hormona también tiene un gran protagonismo en el periodo de la lactancia. La prolactina es la hormona encargada de producir la leche y la oxitocina trabaja para que el tejido mamario pueda contraerse y segregar la leche. Ambas suelen activarse cuándo el bebé llora o en el momento en el que él bebé trata de amamantar. El hipotálamo recibirá un estímulo nervioso que le indicará que debe segregar las hormonas necesarias para que la mujer pueda dar el pecho a su hijo.

Asimismo, durante el periodo de lactancia la oxitocina también se encarga de crear pequeñas contracciones uterinas, algo dolorosas, denominadas entuertos. Esto ocurre debido a la acción de la oxitocina que trabaja para que el cuerpo pueda recuperarse después del parto. Lo hace ayudando al útero a contraerse para que pueda volver a su tamaño anterior al parto.

¿Para qué sirve la oxitocina sintética?

La oxitocina sintética es una sustancia que puede ser utilizada en el momento del parto. De hecho, este tratamiento es el más prescrito en Obstetricia. El uso de esta hormona para inducir el parto siempre debe ser una decisión del especialista médico.

Más aún, este tipo de inyecciones no suelen utilizarse con todas las pacientes, sino que, es un método utilizado en mujeres que tienen una razón médica por la que necesitan ayuda para parir.

Su función consiste en ayudar a que las mujeres puedan empezar el parto. Esta hormona suele utilizarse con frecuencia para casos de pacientes que han roto aguas, pero no tienen contracciones uterinas. Es importante que esta decisión haya sido meditada y evaluada por el especialista médico porque conlleva sus riesgos.

Para evitar efectos secundarios y complicaciones durante el parto debe medirse cuál es el nivel de dosis que debe suministrarse a la paciente. Algunos riesgos de gravedad que conlleva este tratamiento puede ser la rotura uterina y la pérdida de bienestar fetal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here