Proteínas de gimnasio, ¿ponen en riesgo tu salud?

En los últimos años se ha incrementado el consumo de proteínas tras el entrenamiento por parte de los aficionados al fitness pero, ¿sirven para algo estos batidos de proteínas? Y aún más importante, ¿son saludables?

proteinas gimnasio

Las proteínas son un nutriente esencial y la base de una buena alimentación. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), deberían consumirse alrededor de 0,8 gramos por cada kilo y día para evitar la desnutrición. Es decir, si pesas 60 kg deberías consumir 48 gramos de proteínas al día.

¿Para qué sirven las proteínas?

Las proteínas son responsables en la creación de tejidos y órganos, tienen una función reguladora del organismo humano y, en última instancia, pueden servir de sustrato energético.

Diversos estudios han confirmado que la toma de proteínas ayuda al desarrollo muscular y la fuerza si se complementan con el adecuado ejercicio físico. Sin embargo, recientes investigaciones demuestran que la mayoría de usuarios de gimnasio que consume de forma cotidiana complementos proteicos no desarrollan la estimulación muscular suficiente como para requerir esta suplementación.

¿Qué riesgos conlleva el consumo excesivo de proteinas?

El exceso de proteínas puede perjudicar a nuestro organismo a la larga,  pues hacemos trabajar en exceso el hígado y el aumento de residuos orgánicos a eliminar por los riñones es mayor, por lo que se pueden acumular en los mismos, empeorando su funcionamiento.

Por lo tanto, como en cualquier otro ámbito, el consumo de proteínas en exceso es perjudicial. Debe ser un experto en nutrición quien dictamine si hay que aumentar el consumo de proteínas y tras estudiar nuestro caso concreto. No siempre los dependientes de las tiendas saben qué venden y las consecuencias para la salud. Por no hablar de la gente que compra los suplementos por internet.

¿Cuándo son útiles los batidos de proteínas?

En deportistas que generen un gran daño muscular con sus entrenamientos, consumir estos productos sí que puede generar una diferencia notable de cara a mejorar la recuperación y favorecer la ganancia de tejido libre de grasa.

Estos entrenamientos que causan un alto daño muscular son aquellos que se practican a muy alta intensidad. Este tipo de entrenamientos provocan una alteración de las microfibrillas que necesitan volver a su homeostasis o equilibrio inicial, y por ello, una vez terminado el entrenamiento necesitan un descanso suficiente y una nutrición adecuada. En este caso, y si la ingesta de proteína es insuficiente (lo cual varía enormemente de una persona a otra), puede ser de utilidad consumirlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here