¿Qué son los alimentos ultraprocesados?

El 80% de los productos que se venden en los supermercados son alimentos ultraprocesados

0
Alimentos ultraprocesados

El consumo de alimentos ultraprocesados se ha triplicado en los últimos años. Cada vez se pueden encontrar más despensas llenas de patatas, bollería industrial o comida precocinada. Estos productos desplazan a los alimentos frescos, que son los que reportan mayores beneficios para nuestras salud.

¿Cómo identificar los alimentos ultraprocesados?

Los alimentos ultraprocesados son aquellos que han sufrido transformaciones respecto a su estado inicial. Han sido sometidos a un proceso y por ello, muchas veces no son considerados alimentos, sino productos. Contienen grasas saturadas, azúcar,  sal añadida, aditivos y potenciadores de sabor.

Estos no se parecen en nada a su forma original. Normalmente están cargados de azúcares añadidos, sal, grasas y otros aditivos que los hacen perjudiciales para la salud. Los embutidos, por ejemplo, son alimentos ultraprocesados que la mayoría de nosotros tiene incorporado en su dieta y que, sin embargo, no son buenos para la salud.

Son alimentos insanos y estimulan el apetito de manera artificial. Además, está demostrado que su consumo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades así como el riesgo de mortalidad en un 62% de los casos.

Según afirma Carlos Ríos, dietista, nutricionista y autor de la web Realfooding, el 80% de los productos que se venden en los supermercados son alimentos ultraprocesados. Entre ellos se encuentran las bebidas azucaradas, los precocinados, la bollería, e incluso aquellos alimentos que se venden como saludables como es el caso de barritas energéticas o de dieta.

¿Por qué son adictivos los alimentos ultraprocesados?

Los alimentos ultraprocesados se caracterizan por su variada composición, que abarca aditivos, colorantes y grasas saturadas. Su consumo es cada vez más frecuente dado su bajo coste y su alta producción. Se pueden encontrar en cualquier lado y están al alcance de cualquiera. Cada vez se destina menos presupuesto a la calidad de los ingredientes y más a su envasado y promoción.

Cuando consumimos estos alimentos, nuestro cerebro lleva a cabo un mecanismo de recompensa. De esta forma, nos resulta atractivo y nuestro cuerpo nos pide más. Cuando se produce un estímulo como es consumir alimentos ultraprocesados,  el cerebro libera sustancias que nos causan placer, como las endorfinas o la dopamina.

Esto genera una adicción que es difícil de controlar. Las descargas continuadas de dopamina van generando un tipo de adicción y tienen el efecto de provocar el aumento de la dosis. Por ello, el consumo de alimentos ultraprocesados se ha incrementado en los últimos años.

Consecuencias del consumo de ultraprocesados para la salud

Cada vez hay más estudios que demuestran que el consumo de alimentos ultraprocesados son la nueva pandemia del siglo XXI. Hasta el momento se han encontrado asociaciones fuertes entre su consumo y enfermedades como la obesidad o la diabetes. Además, aumentan el riesgo de mortalidad.

Por otro lado, se empieza a relacionar su consumo con cáncer y enfermedades neurodegenerativas. Es difícil controlarlo en el corto plazo puesto que no se observar efectos. Sin embargo, a largo plazo, sí que son visibles y generan muchos problemas de salud.

Hoy en día resulta necesario establecer medidas públicas e individuales para regular su consumo con el objetivo de evitar que estos alimentos sean los grandes causantes del enfermedades en el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here