Tipos de enfermedades diarreicas y sus características

Las enfermedades diarreicas son de las comunes entre la población en general. Existen diferentes tipos en función del sistema afectado

0
enferemdades-diarreicas

Las enfermedades diarreicas son uno de los principales problemas de salud pública, sobre todo en los casos persistentes. Los afectados padecen una pérdida de electrolitos y de agua que se traduce en deshidratación, malnutrición y crecimiento retardados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las diarreas son la segunda causa de muerte más comunes en niños menores de 5 años en todo el mundo.

¿Qué es la diarrea?

La diarrea se define como la aparición de heces pastosas o líquidas, cuyas evacuaciones ocurren 3 o más veces al día durante al menos 3 días.

Las enfermedades diarreicas provocan una importante pérdida de agua, nutrientes y electrolitos. Además, suele ir acompañada de otros signos clínicos como fiebre, dolor abdominal, náuseas, vómitos, retortijones, fatiga y pérdida de apetito. Según la Organización Mundial de la Salud, existen 3 tipos de diarrea atendiendo a su severidad:

  • Diarrea acuosa aguda, que dura varias horas o días. Un ejemplo de ello es el cólera.
  • Diarrea con sangre aguda, también denominada diarrea disentérica o simplemente disentería.
  • Diarrea persistente, que dura 14 días o más.

Tipos de enfermedades diarreicas

A continuación, se categoriza las enfermedades diarreicas según el mecanismo fisiopatológico subyacente. Diversos documentos médicos especializados recogen esta clasificación:

1. Diarrea exudativa

Hay un daño en la mucosa intestinal, con la consecuente modificación de la absorción del alimento. Este tipo de enfermedad se caracteriza por persistir durante el ayuno y, además, suele ir acompañada de productos patológicos en las heces, como sangre o pus.

La diarrea exudativa (también conocida como inflamatoria) suele ser resultado de una infección. Aun así, también puede producirse por otras patologías: alergia alimentaria, celiaquía, gastroenteritis eosinofílica, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y colitis linfocítica y colágena, entre otras.

Es común que la diarrea exudativa se vuelva crónica, pues las enfermedades que la causan son, en muchos casos, vitalicias y a largo plazo.

2. Diarrea secretora

En este caso se produce un aumento de la secreción o disminución de la absorción en la mucosa normal. Este tipo de enfermedad también persiste con el ayuno. La pérdida de agua es igual a la de sodio y, además, el volumen de deposiciones producidas es superior a un litro por día.

Fisiológicamente hablando, este evento se produce por un aumento de secreción de electrolitos hacia la luz intestinal, arrastrando consigo agua. Por lo general no hay dolor abdominal, pero la pérdida de bicarbonato en las heces puede provocar una acidosis metabólica generalizada, que conlleva una respiración rápida y fatiga.

La diarrea secretora es con la que todos los ciudadanos estamos familiarizados, pues es causada por agentes patógenos en la mayoría de los casos. El 70% de los cuadros clínicos encuentran su origen en virus, tales como el rotavirus o el norovirus.

3. Diarrea osmótica

Este tipo de enfermedad se caracteriza por la presencia de solutos no absorbibles osmóticamente activos en la luz del intestino, o que no son absorbidos por una lesión en la mucosa intestinal. Estos solutos retienen los fluidos dentro del espacio intestinal, reduciendo con ello la absorción de agua y aumentando el contenido de líquidos intestinales. A diferencia de las otras dos variantes, este cuadro clínico sí que cede con el ayuno, pues está completamente ligado a la alimentación del paciente.

Además, salvando aún más distancias con la diarrea secretora, en este caso la pérdida de agua es mayor a la de sodio. El principal signo de exceso de sodio en sangre es la sed.

La diarrea osmótica es típica de trastornos que impiden la digestión de ciertos alimentos por intolerancia inmunológica u otros mecanismos, como pueden ser la celiaquía o la intolerancia a la lactosa.

4. Diarrea por alteración de la motilidad intestinal

Este tipo de diarrea se debe a procesos intrínsecos o sistémicos que alteran la motilidad del tubo digestivo, por lo tanto, no es causada por alimentos o por agentes infecciosos. Cuando el alimento pasa demasiado rápido por el tracto digestivo, no hay tiempo suficiente para la absorción de nutrientes y agua, hecho que puede causar cuadros diarréicos en las evacuaciones. Es muy común en patologías crónicas como el Síndrome del Intestino Irritable (SII).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here