¿Cómo afecta la contaminación y el cambio climático a la salud?

cómo-afecta-el-cambio-climatico-contaminación-a-la-salud

Como comentábamos en anteriores posts, ya es una realidad la amenaza que supone el cambio climático y la contaminación urbana para nuestra salud, siendo esta última una de las principales causantes de enfermedades como la bronquitis, la neumonía o el cáncer de pulmón.

La alta contaminación en ciudades como Madrid, hace más complicado realizar una buena respiración. La congestión nasal, alergias y el picor de ojos, son algunos de los síntomas que indican que algo en la atmósfera no funciona correctamente.

Por otra parte, el cambio climático no puede considerarse un fenómeno exclusivamente ambiental, sino que han de contemplarse también las profundas consecuencias económicas y sociales, y en especial sobre la salud pública.

¿Qué efectos tiene la contaminación sobre la salud?

Son muchos los efectos a corto y a largo plazo que la contaminación atmosférica puede ejercer sobre nuestra salud. Como indicábamos antes, la polución urbana aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer del pulmón y las enfermedades cardiovasculares.

Por ejemplo, las personas que padecen asma tienen un riesgo mayor de sufrir una crisis asmática los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas, mientras que las personas expuestas durante varios años a concentraciones elevadas de material particulado (MP) tienen un riesgo mayor de sufrir enfermedades cardíacas.

Los grupos más vulnerables, como los niños, los ancianos y las familias de pocos ingresos y con un acceso limitado a la asistencia médica son más susceptibles a los efectos nocivos de la contaminación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo suman 1,3 millones las personas que mueren en un año a causa de la contaminación atmosférica urbana; más de la mitad de esas defunciones ocurren en los países en desarrollo. Por lo tanto, la contaminación del aire representa un grave problema de higiene del medio que afecta tanto a los habitantes de los países en desarrollo como desarrollados.

El cambio climático, una realidad

La comunidad internacional no ha sido ajena al problema que supone el cambio climático sobre la salud pública. Por ello, en la 61ª Asamblea Mundial de la OMS celebrada en 2008, 193 países asumieron la urgencia de desarrollar medidas en salud integradas en los planes de adaptación al cambio climático, reconociendo así su impacto en la salud pública.

¿Qué efectos tiene el cambio climático en la salud?

  1. Fenómenos meteorológicos: Los cambios de magnitud y frecuencia de los fenómenos metereológicos, ocasionan grandes impactos sobre la salud de las poblaciones, desencadenando catástrofes o emergencias. Las más frecuentes en nuestra latitud son las olas de calor, las inundaciones y las sequías.
  2. Enfermedades de transmisión hídrica, alimentaria y a través de vectores: enfermedades como el paludismo, la encefalitis transmisible, la fiebre del Nilo y otras de origen zoonótico son sensibles a los cambios climáticos. Asimismo, enfermedades como la salmonelosis son más frecuentes cuando se produce un aumento de determinadas temperaturas ambientales.
  3. Desórdenes alérgicos
  4. Radiación ultravioleta: la sobre-exposición a esta radiación puede provocar efectos agudos y crónicos en la salud, particularmente en la piel, los ojos y el sistema inmune.

¿Cuáles son las medidas de actuación para reducir los efectos de la polución y el cambio climático sobre la salud?

La morbilidad y el sufrimiento de las personas que padecen infecciones respiratorias, cardiopatías o cáncer de pulmón como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica puede disminuir si se toman las medidas necesarias para mejorar el aire que respiramos.

En primer lugar, la aplicación de normas y reglamentos destinados a controlar las emisiones de contaminantes atmosféricos puede mejorar la calidad del aire y, a su vez, aminorar la carga de morbilidad y mejorar la salud.

Por otro lado, el aumento de la conciencia del público acerca de intervenciones relativamente sencillas, como ahorrar energía, reducir el consumo de carne, el uso del transporte público o la bicicleta en vez del automóvil, reciclar o reducir el uso del plástico ayudará a frenar el calentamiento global.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here