Anticuerpos neutralizantes contra el VIH gracias a la técnica CRISPR-Cas9

Una nueva técnica de ingeniería del genoma permite generar células B primarias que producen anticuerpos para neutralizar o deshabilitar el virus del VIH.

anticuerpos vih

Un equipo internacional en el que participa la Universidad Autónoma de Madrid unto con científicos del Instituto de Investigación Scripps de California ha utilizado la técnica CRISPR-Cas9 para generar células B primarias humanas que producen anticuerpos para neutralizar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Esta técnica podría utilizarse también para generar terapias de amplio espectro más allá del VIH.

En el futuro esta técnica podría utilizarse no sólo contra el VIH, sino para generar vacunas o terapias de amplio espectro contra otros patógenos como pueden ser la hepatitis o la influenza, según declaran los investigadores.

A pesar de que el cuerpo humano es capaz de producir billones de anticuerpos diferentes, rara vez consigue generar los que protegen contra el VIH. Sin embargo, esos anticuerpos protectores contra el virus existen y, como afirma la coautora del estudio Alicia González Martín,  “un pequeño porcentaje de los pacientes con VIH desarrollan naturalmente estos anticuerpos que pueden neutralizar ampliamente el virus”.

La técnica del CRISPR-Cas9 edita el genoma de las células B, responsables de producir anticuerpos que pueden reconocer y atacar patógenos, para que las células produzcan los mismos anticuerpos neutralizantes contra el VIH que se han encontrado en esos pocos pacientes.

Aún queda trabajo para demostrar el funcionamiento de las células B editadas.

Como parte de la investigación, se utilizaron células B humanas que se habían purificado de la sangre de donantes sanos. De esta forma se pudo demostrar que las células B editadas desempeñan su función normal además de producir los anticuerpos contra el VIH.

Todavía es necesario más trabajo para poder demostrar que las células B editadas funcionarán para combatir los patógenos en un modelo animal, o incluso en humanos.

Hoy en día existen inmunoterapias contra el cáncer en las que se aíslan las células T del paciente para alterarlas genéticamente, reconocer las células cancerosas y devolverlas a torrente sanguíneo de los pacientes para combatir los tumores. Este nuevo trabajo aporta la primera prueba de que un tratamiento similar con células B podría funcionar en enfermedades infecciosas.

 “Dichas células podrían potencialmente usarse en enfoques preventivos como una vacuna o para tratamiento. Los próximos experimentos probarán si estas células editadas pueden producir anticuerpos protectores contra el VIH en respuesta a vacunación en ratones”, concluye Alicia González.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here