Ecoansiedad: cómo afecta el cambio climático a nuestra salud mental

Preocupación, incertidumbre y culpa son los tres síntomas principales de la ecoansiedad, pero ¿qué más causa?

0

El impacto cada vez mayor de la crisis climática ha causado que se desarrolle un nuevo tipo de ansiedad: la ecoansiedad, especialmente entre los jóvenes. El agobio, la frustración, la incertidumbre o la preocupación son los síntomas más frecuentes entre las personas ecoansiosas. Pero, ¿qué es la ecoansiedad y cómo afecta realmente a nuestra salud mental?

Cada gesto cotidiano puede ser un reto para los ecoansiosos. La culpabilidad por no ser sostenibles en su día a día y el bombardeo de noticias sobre desastres naturales, incendios u olas de calor son solo algunos ejemplos de las preocupaciones de estos pacientes.

La constante destrucción de la flora y la fauna de la Tierra, las emisiones y los combustibles fósiles hacen que el cambio climático sea prácticamente irrefrenable. La aprensión, la preocupación y la incertidumbre ante la falta de pactos internacionales para combatir esta crisis son las claves del sentimiento de ecoansiedad y su impacto en la salud mental. La comunidad científica ha analizado cómo esta realidad medioambiental repercute físicamente en nosotros pero ahora, la salud mental también entra en el debate.

El sentimiento se ha desarrollado sobre todo en jóvenes que sienten impotencia ante el futuro al que nos acercamos. El desamparo y el enfado crecen entre las personas ecoansiosas, que ven cómo las catástrofes naturales son cada vez más frecuentes. Existen además dos tipos de perfiles: los hiperperfeccionistas y los que creen que podrían hacer más. Los hiperperfeccionistas pueden llegar a desarrollar mayores niveles de ansiedad. Tratar de renunciar a todo lo nocivo para el planeta y trasladar ese sentimiento a otras personas eleva el riesgo de los hiperperfeccionistas.

Pasado, presente y futuro

Pero no es solo el futuro lo que angustia a las personas ecoansiosas. El presente y la creciente narrativa simplista de: “que les vamos a dejar a nuestros hijos en 50 años” también son clave. Los actuales refugiados climáticos o las muertes de seres vivos son factores clave de la actualidad climática y de este sentimiento.

La falta de recursos para hacer frente al problema por sí solos además de la culpa y la impotencia agravan la situación. El reciclaje, el uso del transporte público o la reducción del consumo de carne no son suficientes ante un problema climático de esta magnitud, según aseguran. La creación de colectivos y asociaciones que aborden soluciones y en las que las personas con ecoansiedad puedan expresar su opinión abiertamente son muy necesarios para que estas no se sientan solas. La esperanza y la resiliencia son dos factores esenciales para combatir la ecoansiedad y que estos colectivos se sientan parte de la solución a la crisis climática.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here