Mastitis: una patología mamaria durante la menopausia

La menopausia es el cese de la menstruación y se caracteriza por la disminución de los niveles hormonales. Esta disminución, en ocasiones, genera ciertas patologías que, en su mayoría, son benignas como la mastitis

Mastitis en la menopausia

La mastitis es una enfermedad benigna de la mama que consiste en la inflamación del seno debido, en la mayoría de las veces, a infecciones bacterianas. A pesar de que suele darse en el periodo de lactancia por la obstrucción del conducto de leche materna, también puede surgir por el desorden hormonal provocado por la menopausia. Por lo tanto, afecta a las mujeres en diversos periodos de tiempo.

¿Cómo reconocer el padecimiento de una mastitis?

La infección provocada en el seno se manifiesta a través de la hinchazón de la mama o de su inflamación, además de un enrojecimiento. Otro síntoma de la mastitis es que el seno aumenta de temperatura y como consecuencia se genera una molestia o dolor constante en la zona del tejido mamario.

Por otro lado, estos síntomas van acompañados de otros como la fiebre o el dolor de cabeza, pudiéndose confundir en numerosas ocasiones con un resfriado o una gripe debido al malestar general.

Durante la menopausia, los niveles de estrógenos y progesterona fluctúan de manera impredecible causando comúnmente dolor en los senos o, en algunos casos, otras patologías benignas como la mastitis. En definitiva, el pecho es uno de los grandes perjudicados durante este periodo de transición.

¿Se puede confundir con un cáncer?

La mastitis es una enfermedad que tiene tratamiento mediante antibióticos o, en el peor de los casos, mediante intervención quirúrgica. No obstante, si el dolor o inflamación no remite después del tratamiento, se debe acudir a un especialista para descartar otras patologías como puede ser el cáncer de mama inflamatorio. Para ello, se realizan numerosas pruebas como la mamografía, ecografía o biopsia.

El cáncer de mama es una enfermedad muy común entre las mujeres. Una tipología poco frecuente es el cáncer inflamatorio, que muchas veces se confunde con la mastitis a pesar de manifestarse con algún que otro síntoma diferente a la patología benigna como bultos o marcas.

Las células tumorales bloquean los vasos linfáticos de la piel provocando molestias, hinchazón, enrojecimiento, cambio de temperatura y marcas en la piel. En este caso, la piel del pezón puede verse afectado. Ambas patologías se presentan como similares y son frecuentes a partir de la menopausia, aunque, siempre deben realizarse las pruebas necesarias para descartar el cáncer y así iniciar el tratamiento adecuado, ya sea mastitis infecciona o cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here