La industria farmacéutica europea se remanga contra el coronavirus 2019 n-CoV

La patronal pide a sus miembros identificar todos aquellos activos que posean y que puedan tener alguna utilidad en la lucha contra esta enfermedad

Coronavirus
Coronavirus.

En el contexto de una Emergencia de Salud Pública Internacional como la que representa el coronavirus 2019 n-CoV, la patronal de la industria farmacéutica Europea EFPIA, ha emitido un llamamiento a todo sus miembros identificar todos aquellos ‘activos’ que posean y que puedan tener alguna utilidad en la lucha contra esta enfermedad.

Estos ‘activos’, afirma la patronal, incluyen herramientas diagnósticas y biomarcadores, terapias aprobadas o compuestos en desarrollo que podrían reutilizarse para tratar pacientes con el coronavirus. También se ha pedido a los miembros de EFPIA que identifiquen cualquier inhibidor de la ECA, inhibidor de la proteasa o inmunoterapia que pueda ser relevante en el contexto del coronavirus.

 Los datos de secuenciación (patógenos, genomas), líneas celulares, depósitos de biobancos, reservas virales y cepas que podrían usarse para apoyar el desarrollo o la validación de nuevos tratamientos también están en la lista de activos potenciales que se encuentran en la solicitud de la EFPIA a sus miembros.

Apoyo global

Además de la solicitud de activos, la EFPIA está explorando, a través de la Innovative Medicines Initiative (IMI), posibles acciones para apoyar el desarrollo de programas de investigación colaborativos con el fin de acelerar el desarrollo de terapias y diagnósticos para el coronavirus.

En un comunicado, la patronal de la industria farmacéutica europea ha querido mostrar su apoyo a todos los afectados por el reciente brote del coronavirus (nCov-2019), recalcando: “Teniendo en cuenta las implicaciones humanitarias y de salud pública, estamos comprometidos a unir los esfuerzos mundiales para atender a los afectados, contener el brote y desarrollar recursos para enfrentar brotes futuros”.

Además, ha recordado que no es la primera vez que la comunidad de investigación colaborativa de Europa ha respondido a las crisis sanitarias mundiales. Las crisis del Ébola, a través de IMI, afirman, dieron como resultado dos nuevas vacunas, cuatro nuevos métodos diagnósticos, así como nuevas herramientas de identificación y cumplimiento. “Colaborar de esta manera tiene el potencial de acelerar el desarrollo de recursos para hacer frente a este brote. Permite redes de centros de excelencia que pueden generar un impacto real y crear una infraestructura de preparación que puede movilizarse para brotes futuros”, concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here