Consejos para seguir una dieta baja en fibra

0
dieta-sin-residuos

La fibra es un componente naturalmente presente en frutas, verduras y granos. Es de gran utilidad en la dieta porque ayuda a la regularidad intestinal y produce sensación de saciedad debido a que retiene el agua.

Sin embargo, en algunas ocasiones, puede ser beneficioso seguir una dieta baja en fibra. Los profesionales médicos suelen recomendar este tipo de alimentación cuando se sufre síndrome del intestino irritable, diverticulitis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o tras algunos tipos de cirugía intestinal. Asimismo, también se utiliza con frecuencia esta dieta en la preparación para algunas intervenciones quirúrgicas o procedimientos como la colonoscopia. El motivo es que, al reducir la cantidad de fibra, suele reducirse el tamaño de las heces y la actividad del intestino.

Habitualmente, en las dietas bajas en fibra, no debemos ingerir más de 10-15g de fibra al día. No obstante, nuestro médico puede indicarnos la cantidad de fibra que no debemos sobrepasar.

Alimentos recomendados para una dieta baja en fibra

Seguir este tipo de dieta no significa tener que abandonar frutas, verduras y granos por completo. Algunos alimentos bajos en fibra son:

  • Carnes rojas
  • Pescado
  • Huevos
  • Productos lácteos
  • Verduras o frutas enlatadas o cocidas sin piel y sin semillas
  • Zumos de fruta sin pulpa
  • Frutas bajas en fibra como el albaricoque, el melocotón, el plátano, el melón, o la sandía.
  • Verduras bajas en fibra como los canónigos, el pepino o la calabaza
  • Panes blancos o pasta elaborada con harina refinada
  • Arroz blanco

Alimentos que debemos evitar

Por el contrario, debemos evitar aquellos alimentos que tienen mayor contenido en fibra, como son:

  • Granos integrales
  • Panes o pastas elaborados con grano integral
  • Semillas o alimentos que las contengan
  • Verduras crudas
  • Frutas ricas en fibra como la piña, el higo, las frutas secas o la ciruela pasa.
  • Frutos secos
  • Comidas muy especiadas o picantes
  • Café

La dieta baja en fibra tiene además otros beneficios, como favorecer el desarrollo de la microbiota o contribuir a la prevención de enfermedades como la dislipemia, la diabetes o la hipertensión arterial. Sin embargo, esta forma de alimentación no debe mantenerse en el tiempo sin supervisión médica, ya que puede originar carencias nutricionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here