Consejos para una piel sana

Cuida tu piel con estos consejos

La piel suele estar expuesta a continuos daños, sobre todo en verano. La exposición a la luz solar suele ser mayor durante esta época del año, además del contacto con el mar o las piscinas (las cuales tienen gran cantidad de cloro). Por si fuera poco, a esto hay que añadirle los cambios climáticos y la contaminación. Que también tienen repercusión en la salud de la piel.

Por lo tanto, como este verano vas a irte de vacaciones y los más seguro es que tomes el sol, debes realizar distintas acciones para evitar problemas de tu piel. Al ser una de las partes más importantes del organismo, hay que mantenerla bien cuidada. Por eso hemos desarrollado una serie de consejos para que puedas lucir una piel sana.

Beber mucha agua

El cuerpo va perdiendo agua conforme avanza el día, por eso es importante encontrarnos hidratados continuamente. Lo ideal para mantener la piel hidratada, es tomar alrededor de 2 y 3 litros de agua. Esto ayuda a que el cuerpo pueda funcionar lo mejor posible y que la piel se encuentre en un bien estado.

Realizar ejercicio

Al realizar ejercicio, mejoramos la elasticidad y tonificación de la piel, propiedades que se pierden con la edad. Sin embargo, realizando actividad física podemos mantener la firmeza. Siempre acompañado de una dieta rica en frutas y verduras.

Esto ocurre porque en la piel se nutre del flujo sanguíneo, la cual transporta vitaminas y minerales esenciales para ella. Por lo que, realizando ejercicios como el yoga, conseguimos que este flujo mejore, ayudando también a reducir el estrés.

Limpia tu piel

Cuando la piel se encuentra limpia y brillante, es la mejor manera de prevenir las infecciones y olores corporales. Los jabones, productos de limpieza facial, gel y otros productos del estilo, son provocados antes de salir al mercado, garantizando que no provocan ninguna irritación ni reacciones alérgicas.

Sin embargo, recuerda que el exceso de limpieza puede hacer que se genere una perdida excesiva de grasa que se encuentra en las capas más externas de la piel, pudiendo llegar desembocar dermatitis.

Dúchate con agua caliente

El calor hace que sudes y se expulsen las impurezas, además de mejorar la circulación y a esto contribuye la sauna. Las personas de edad avanzada que puedan tener algún problema cardíaco o respiratorio, no deben ducharse con agua muy caliente, ya que puede ser perjudicial.

Lo recomendable es mantener una temperatura agradable, para no llegar a marearte o sentirte mal. Procura beber agua nada más terminar, ya que tu cuerpo estará deshidratado y así conseguirás evitar cualquier complicación.

Cepilla tu piel

Si cepillamos tranquilamente la piel cuando en un ambiente seco, podrá ayudar a eliminar las impurezas que se quedan en la piel. Estas impurezas, normalmente encontradas en la piel seca hacen que parezca desgastada, por lo que siempre es mejor quitarlas.

Hay que evitar cepillarse si tienes cortes en la piel, o si padeces algún tipo de enfermedad de la piel como eczemas o psoriasis.

Usa exfoliantes

Es parecido a cepillar la piel. Los geles de ducha o los masajes exfoliantes contienen partículas que favorecen el proceso de renovación celular sin agredir a la epidermis. Algunos contienen ácidos procedentes de algunas frutas (alfa hidroxiácidos ) que ayudan a eliminar las células muertas de la piel.

Los geles o masajes exfoliantes, contienen ciertas partículas que ayudan al proceso de renovación celular sin dañar la piel. Además, algunos contienen extractos de frutas que ayudan en la eliminación de células muertas de la piel.

Los ácidos pueden llegar a irritar ciertas pieles, por lo tanto es aconsejable que se dejen de usar si tienes algún indicador de irritabilidad o enrojecimiento. Probablemente, tendrás que probar cuál es el exfoliante que mejor se adapta a tu piel.

Para tratar las partes de la piel más rugosas, como las rodillas o codos, lo mejor es que te frotes con una pulpa de aguacate en estas zonas.

Hidrata tu piel

Hidratando la piel cada día, podrás mantenerla tersa, ya que se consigue así incrementar la humedad de esta. Según la edad, la piel va mostrando distintas necesidades, además de que hay una extensa variedad de pieles, por lo que las necesidades cambiarán. Por eso es recomendable que consultes a tu farmacéutico antes de aplicar cualquier tipo de tratamiento.

Usar protección solar

Una de las mayores amenazas que tiene la piel es el cáncer de piel, el cuál es provocado por el exceso de exposición a luz solar. Por lo que, para evitar esto, se recomienda el uso de cremas solares que ayuden a proteger de los rayos del sol, además de evitar la sobreexposición al sol.

Si te encuentras en una zona donde dé mucho el sol, ya sea la playa o la montaña, y terminas bañándote o sudado, lo mejor es que te apliques una nueva porción de protector solar, ya que pierde el efecto después de estas situaciones.

Observar la piel

SI observas periódicamente el estado de tu piel, podrás notar si ha sufrido el más mínimo cambio en un período de tiempo. Por lo tanto, lo mejor es que prestes atención a los lunares, y si notas algún tipo de cambio en estos, visita al dermatólogo. Si un lunar cambia de forma o empieza a sangrar, lo mejor es que visites a tu médico.

No fumar

Lo mejor que puedes hacer si eres fumador es dejarlo, ya que esto hará que mejore el estado de tu piel. El tabaco es un gran enemigo del cuerpo, además de afectar al pulmón, afecta a órganos como el corazón, el cerebro y demás, por eso lo mejor es no consumirlo y apartarlo de nuestro estilo de vida.

En lo que concierne a la piel, el humo del tabaco seca la piel y atasca los vasos sanguíneos, lo que hace que la piel no obtenga los suficientes nutrientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here