Tos: ¿qué es y por qué se produce?

0
Síntomas de la tos
Fuente de la imagen: Freepik.

La tos es un acto reflejo ante una irritación de las vías respiratorias, pudiendo obedecer a múltiples causas y ser también un síntoma de distintas enfermedades. Una tos puntual no es tan molesta, pero la tos persistente no deja seguir con el ritmo de vida diario y, en muchas ocasiones, poder dormir con tranquilidad. Pero ¿qué es la tos? ¿Por qué se produce? ¿cómo puede aliviarse?

¿Qué es la tos?

Por molesta que pueda parecer, la tos al final es un mecanismo de defensa del cuerpo frente a agentes externos. Así, habría que considerar la tos más como una aliada al favorecer la expulsión de cuerpos extraños o partículas de polvo de las vías respiratorias.

El mecanismo de la tos es complejo y en él intervienen diferentes partes del cuerpo al ser una respuesta motora activada desde el tallo y el córtex cerebral.

¿Qué puede causar la tos?

La tos puede obedecer a múltiples causas, siendo las siguientes algunas de las más habituales:

  • Por alergias o exposición al polvo, los ácaros, el humo o la contaminación.
  • Por inflamación de las vías respiratorias como consecuencia de enfermedades de resfriado común, asma, gripe, neumonía, bronquitis, cáncer de pulmón, fibrosis y ser también uno de los síntomas más habituales del coronavirus.
  • Por tabaquismo o consumo de drogas.
  • Por cambios bruscos de temperatura.
  • Por ansiedad o nerviosismo.

¿Qué tipos de tos existen?

  • La tos aporta abundante información a los médicos analizando si se está ante una tos productiva o improductiva. De ser del primer tipo, se valorará cómo es la mucosidad, su color y consistencia, además de la posible aparición de restos de sangre.
  • En el caso de la tos improductiva puede llegar a ser también una tos seca, muy irritativa e incluido con picor y dolor de garganta y asociada al asma.
  • Otro tipo de tos es la tos aguda, típica del resfriado o los procesos gripales, aunque también puede aparecer en alergias, bronquitis, neumonías o coronavirus. Este tipo de tos suele desaparecer a las tres semanas, si bien puede llegar a convertirse en persistente o crónica.
  • La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) define la tos crónica como un tipo de tos que persiste más de ocho semanas, la subaguda entre 4 y 8 semanas y, como ya hemos señalado, la aguda menos de tres semanas. Su prevalencia es variable y se estima que puede afectar a un 7% de la población.

Las causas pueden ser la rinitis o la sinusitis crónica, el consumo de tabaco o los reflujos gastroesofágicos, entre otras. Además, la tos crónica también puede ser secundaria a los fármacos como los inhaladores para el tratamiento del asma tras su uso continuado.

Al tener un origen multifactorial, la tos crónica requiere un tratamiento multidisciplinar en el que se incluyen terapias como fármacos neuromoduladores y logopedia.

  • La tos ferina tiene como principal característica más destacada una tos violenta y contagiosa, siendo muy peligrosa en bebés de menos de 6 meses. La vacuna se incluye en los calendarios vacunales para embarazadas durante el tercer trimestre de gestación.
  • La tos psicógena es habitual en niños mayores y adolescentes y suele tener como desencadenante un cuadro infeccioso, leve en ocasiones, y que puede llegar a quedarse como un tic nervios. El tratamiento es psicológico.
  • La tos otogénica es producto de la irritación del nervio de Arnold, en el nervio vago, y como consecuencia de diferentes estímulos otogénicos.

¿Qué tratamientos para la tos existen?

La tos en niños y en adultos puede tratarse con remedios naturales siempre que estemos ante una tos leve y puntual. Unos remedios en los que no pueden faltar la miel, las infusiones de tomillo, anís, regaliz, jengibre y limón, salvia y eucalipto, además de humificadores.

El resto de los tipos de tos ha de acudirse a un médico para una valoración y diagnóstico, empleándose habitualmente antitusivos, mucolíticos y expectorantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here