¿Cómo realizarse una autoexploración mamaria?

0

La autoexploración mamaria es una forma sencilla de notar posibles alteraciones en el pecho de la mujer que pueden indicar enfermedades graves como el cáncer de mama. Aunque una anomalía en el pecho puede tener diversos orígenes y no tiene por qué significar un cáncer, es muy importante consultar este tipo de alteraciones con un ginecólogo.

Por este motivo, se recomienda a las mujeres realizarse autoexploraciones mamarias cada mes. En el caso de las mujeres que tienen la regla, debe hacerse algunos días después del final del periodo. Aquellas mujeres que ya han entrado en la menopausia, pueden realizar en cualquier momento del mes.

La autoexploración mamaria paso a paso

El primer examen debe hacerse con calma, con el objetivo de conocer el pecho, su forma y consistencia. De esta manera, tendremos una referencia para poder detectar cualquier alteración en el futuro. Así es como podemos realizar la autoexploración mamaria paso a paso de pie.

  1. De pie frente al espejo: de frente a un espejo y con los brazos a ambos lados, debemos observar la forma del pecho para ver si hubiese bultos en el pecho o el pezón o alteraciones en el color de la piel, pliegues o “piel de naranja”. También debemos verificar que los pezones no estén hundidos y que las mamas no expulsen líquidos anormales.
  2. Con las manos en las caderas: debemos hacer presión con las manos sobre las caderas, adelantar los hombros y tratar de hundir el pecho. De esa manera, podremos observar posibles alteraciones en la forma de las mamas.
  3. Palpar las mamas con las yemas de los dedos: con una de las manos detrás de la cabeza, utilizamos los dedos de la mano contraria para ir palpando el seno del lado del brazo en alto. Debe hacerse en círculos desde el pezón hacia la parte externa para notar cualquier alteración en el tejido mamario.
  4. Observar los pliegues: también se debe levantar el pecho para observar cualquier irregularidad en el pliegue inferior.
  5. Incluir la axila en la exploración: algunos tumores comienzan a formarse en la axila, así que debemos palparla con la yema de los dedos y haciendo círculos. Con la misma técnica con que hemos palpado el pecho, podremos notar cualquier bulto que aparezca.
  6. Revisar el pezón: todavía con el brazo en alto, presionaremos ligeramente el pezón hacia el interior del pecho para observar si aparece algún líquido anormal o sangre.

Cuándo debemos acudir al ginecólogo

En el caso de detectar algún bulto, lo primero que se debe hacer es palpar el pecho opuesto para asegurarse de que no se trata de la propia forma del tejido mamario. Si el bulto no existe en la mama opuesta o no tenemos la seguridad de que sea parte del tejido mamario, debe acudirse inmediatamente al ginecólogo. Asimismo, debe consultarse con un especialista cualquier bulto que permanezca en el pecho al terminar la menstruación o aparezca después de la menopausia.

Además de la exploración mamaria, es recomendable realizar una mamografía preventiva anualmente a partir de los 50 años de edad, y a partir de los 40 en el caso de las mujeres con especial riesgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here