Cuáles son las causas y síntomas de la cistitis

La cistitis es una infección de las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra, que es el conducto final que permite la salida de la orina), causada generalmente por bacterias que están en el tramo final del intestino.

Mujer sufre cistitis.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra, que es el conducto final que permite la salida de la orina), causada generalmente por bacterias que están en el tramo final del intestino. La bacteria que normalmente causa este problema se llama Escherichia coli. Desde el ano se introduce en la uretra y va hasta la vejiga provocando inflamación e infección.

Las mujeres tienen con mayor frecuencia cistitis porque la uretra es bastante más corta que en el hombre y está cerca del ano. De esta forma, a las bacterias les es más sencillo llegar a la uretra. Cualquier hecho que facilite este desplazamiento de los microbios favorece la infección. Por eso, en las relaciones sexuales es más fácil la contaminación.

Causas de la infección

  • La falta de una higiene adecuada diaria, así como la falta de higiene posterior a las relaciones sexuales, pueden provocar el acceso a la zona.
  • Los cambios en el pH vulvar causados por cambios hormonales y el uso de productos (limpiadores) para la zona facilitan la infección al eliminar el efecto protector que ejerce el pH.
  • Las duchas vaginales, la toma de ciertos antibióticos y el estrés afectan al equilibrio de la microbiota vaginal y facilitan la proliferación de microorganismos.
  • Los factores que dificultan el vaciado de la vejiga como el estrechamiento de la uretra, las piedras vesicales y el prolapso uterino o de la vejiga permiten que las bacterias penetren y puedan multiplicarse, causando así la infección.

Además, pueden ser causa de cistitis no infecciosa:

  • El contacto con cuerpos extraños, el uso de espermicidas y el de productos cosméticos no adecuados que pueden producir irritación e inflamación.
  • La quimioterapia y la radioterapia en la zona pueden producir también inflamación de la vejiga.

Síntomas

  • Necesidad urgente de orinar constantemente
     
  • Irritación y dolor al orinar
     
  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
     
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.
     
  • Color turbio o anormal de la orina.
     
  • Sangre en la orina.
     
  • Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).
     
  • Vómitos y náuseas.
     
  • Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).
     
  • A menudo, las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y muchos hombres sienten una dilatación del recto.
     
  • Estar más irritable de lo normal.

Los síntomas en los niños pueden confundirse con otras patologías. Los factores que determinan que padece una infección de orina son los siguientes:

  • Estar más irritable de lo habitual
     
  • No comer lo suficiente
     
  • Tener fiebre sin ningún motivo
     
  • No poder aguantarse la orina
     
  • Padecer alteraciones en su desarrollo

Prevención de la cistitis

  • Orinar después de mantener relaciones sexuales para eliminar posibles bacterias infecciosas.
      
  • Cambiarse el bañador después de cada baño en la piscina o playa para evitar el frío en la zona.
     
  • Tener precaución con algunos preservativos, cremas espermicidas o el diafragma, ya que no son recomendables para personas propensas a padecer infecciones urinarias.
     
  • Utilizar cremas lubricantes durante las relaciones sexuales. La irritación vaginal postcoital es una causa muy frecuente de infección en la vejiga; el uso de lubricantes es una forma eficaz de evitar el roce y, por lo tanto, posibles infecciones.
     
  • Llevar ropa con tejidos naturales. Las prendas ajustadas y fabricadas con fibras sintéticas contribuyen al desarrollo de cistitis de repetición. Por tanto, es mejor optar por materiales que permitan la transpiración como el algodón.
     
  • Corregir el estreñimiento por la proximidad del colon con el aparato urogenital, lo que facilita la infección de orina por contigüidad.
  • En mujeres embarazas, debe hacerse un cribado sistemático de infecciones de orina durante todo el embarazo. Las infecciones no tratadas pueden provocar partos prematuros y recién nacidos de bajo peso.
  • Los enfermos crónicos polimedicados deben informar y comentar con su médico de familia los fármacos que toman, ya que alguno de ellos puede incrementar agravar las infecciones de orina.
  • En el caso de los bebés y niños, es importante cambiar los pañales de forma frecuente, así como comentarles a los niños los hábitos de higiene que deben realizar después de ir al baño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here